PODEMOS DETERIORA LA DEMOCRACIA

pardillos

PODEMOS DETERIORA LA DEMOCRACIA

El uso espurio de las instituciones deteriora la democracia, como también la falta de respeto a la separación de poderes. Y eso es lo que hace Podemos con sus mociones de censura inviables.

Hoy se vive en el Congreso la segunda parte del mismo acto propagandístico que, con un resultado contraproducente para el promotor, se escenificó la semana pasada en la Asamblea de Madrid con la moción de censura contra Cristina Cifuentes.

El receptor técnicamente es Mariano Rajoy, pero en realidad el destinatario es el conjunto del PP, a quien se pretende estigmatizar con una causa general que, más allá de la justicia ordinaria,  le inhabilite ante la opinión pública como agente válido de la democracia.

Se trata de trasladar a las instituciones, en definitiva, el mismo juego habitual que Podemos desarrolla en los platós de televisión, con la subsiguiente perversión de la letra y del espíritu que regula la interposición de mociones de este tipo y, aún más, de la propia democracia.

Esta combinación de populismo y nacionalismo que sufre España es un enorme problema que no conviene minusvalorar, aunque también debiera ser una oportunidad para aclarar el juego, la actitud y los principios del resto: porque por mucho que separe a PP, PSOE y Ciudadanos en aspectos relevantes de su visión política; lo que les une ante desafíos de esa magnitud está por delante y debe ser ejercido sin titubeos, con claridad y con la certeza de que es lo correcto.

Su falta de discurso al respecto, especialmente en un Gobierno que no parece tener claro que en estos tiempos es tan importante la gestión como el relato político, explica en buena medida que ideas y actitudes tan negativas como las de Iglesias o Puigdemont estén teniendo un recorrido tan inaudito.

ElSemanaldigital.com

viñeta de Linda Galmor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*