POPULISMO JUDICIAL

justimo

POPULISMO JUDICIAL.

Baltasar Garzón fue su precursor y astro mayor hasta que una sentencia del Tribunal Supremo, por prevaricación, lo apartó de la carrera judicial. Sus afanes no ha mermado por eso ni sus ansias estelares tampoco y sigue impartiendo doctrina. Pero al menos no lo hace como juez.

Su estela, sin embargo, ha sido seguida con fruición. Una cierta parte -mantengamos la esperanza de su minoría- de la carrera judicial ha visto ahí un modelo a seguir y se ha lanzado con denuedo por la misma senda. Les ha ayudado, ¿cómo no?, el clima social: crisis, corrupción, descrédito institucional. Se han subido a un barco ya muy concurrido y que navega soltando mucha humareda y haciendo sonar la sirena, el del populismo. Algunos incluso no han dudado, además, en cambiar la toga por la camiseta del partido y el auto por el mitin, sin solución de continuidad. Pero eso también, con camino de ida y vuelta en cuanto sea menester. Como hizo el “maestro” Garzón y siguiendo una practica de cotidiano uso por todos y de uno y otro color.

El Caso Noos ha sido ejemplo preclaro de ese populismo judicial en el que no ha faltado ni un solo ingrediente. Como estrambote final el que la “acusación popular” fuera a la postre una organización presuntamente criminal cuyos dirigentes han acabado encarcelados y que encima se hacían llamar “Manos Limpias”.

Pero lo esencial es que tras años con el asunto ya no había español que no tuviera su sentencia echada y cuando se ha dictado la sentencia de verdad, por tres jueces, tres señoras magistradas que han dado al menos una lección de discreción y de nulas filtraciones que fueron antes lo habitual, esta ya había sido mil veces prejuzgada por tierra, mar y aire. Quizás habría que meditar un poco sobre ello, sobre culpables, absueltos y daños irreparables. Prometo con sosiego dedicar algo pronto y pasado el ruido a la sentencia en sí y a sus efectos tanto directos como colaterales.

Antonio Pérez Henares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*