Por consiguiente

transicion

Felipe González, como cualquier persona que se precie y que haya hecho algo en la vida en vez de dedicar sus horas y sus días a contemplar los toros desde la barrera, tiene sus incondicionales y sus detractores, y como todo el mundo sabe, hacen más ruido los que le odian que los que le respetan.

Yo,durante años,fui de los que creyó en él y le votó, luego estuve entre los desengañados que criticó la prepotencia de sus últimos años y los errores que cometen los que mueren de éxito, y también disentí de algunas de sus acciones cuando se retiró de la política activa pero, dicho esto, consideró que con sus aciertos y sus errores ha sido el mejor presidente de gobierno que ha tenido España desde la transición .

Cada vez que hago esta afirmación, me llueven a cientos las obleas, porque como digo, Felipe González tiene muchos detractores, pero si cuando yo era joven me la bufaba lo que los demás dijesen de mi, ahora que estoy en edad de que me la suden las críticas , sostengo esta teoría basada en su sentido de Estado, en su condición de español sin complejo,en su compromiso con la defensa de los derechos humanos – si alguien quiere que hablemos del GAL lo haré encantado otro día – en su amor a España, en su prestigo ininternacional y en la dosis de credibilidad que aún le queda.

González ha escrito a los catalanes una carta inútil que ha publicado El País, y aun siendo conocedor de que su gesto era solo eso, no ha dudado en poner su palabra y su firma en favor de una causa que tiene que ver con el bien común de todos los catalanes y españoles.

Salvo el actual Presidente del gobierno , Mariano Rajoy, que como es su obligación todos los días recuerda que cumplirá y hará cumplir la ley, ningún otro dirigente político, ni retirado ni en ejercicio, se ha mojado en este asunto.

De muchos de ellos era de esperar porque, como no creen ni en la aspirina, cuanto menos van a creer en España, pero a Pedro Sánchez, que anda haciendo Las Américas, solo se le ha ocurrido proclamar que ,como él es el nuevo Mesías el problema de Cataluña se resolverá cuando presida una España rota.

Lo dicho, Felipe González , es el único tipo responsable que, a veces, sabe estar en su sitio cuando se le espera.

Diego Armario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*