POR FIN, FIDEL

demofide

POR FIN, FIDEL

Dictador es poco. Tirano. Un auténtico tirano. Represor de implacable crueldad. Creador de un puro Estado policial, en el que nadie está exento de vigilancia, los siete días de la semana, las veinticuatro horas del día. Ejerció el monopolio absoluto del poder, sin simulacro alguno de democracia ni el más mínimo respeto por toda ley que no fuera la de su voluntad, que incluía el derecho de aplastar material y moralmente a todo opositor al régimen que había creado, que era calificado como gusano.

Personaje histórico, ya lo creo que lo ha sido, para mal. Cuando en 1959, falseando sus verdaderas intenciones y ocultando cuidadosamente su fe comunista, con apoyo norteamericano, derribó al dictador Batista, el desarrollo económico de Cuba, con todas sus taras, estaba a la cabeza de América Latina.

Manuel Coma ( La Razón )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*