PRAGMATISMO

rajoycospedal

PRAGMATISMO

Conspicuos analistas de la política española anunciaron hace dos años que María Dolores de Cospedal se iba en una semana. En cuanto a Mariano Rajoy, lo ha cesado el coro entero de notables peritos. Y varias veces, además. La relectura de la hemeroteca puede tornarse insufrible en ocasiones. La simpleza del análisis político, aunque esa futilidad vaya envuelta en lenguaje formal más o menos perverso y luminoso, se evidencia con el transcurrir del calendario. Rajoy ha demostrado que maneja los tiempos con un talento poco habitual y posee un sentido del pragmatismo político infrecuente.

Le suele ocurrir a quien controla bien su ego. Reconocido todo eso, insisto en reclamarle mayor contenido ideológico a su partido. Se está quedando en una formación centrada en la gestión del país. Intercambiable con otros. Es cierto que salir del pozo era fundamental en 2012, pero ahora toca empezar a otear el futuro. Salvo en que defiende en serio la unidad de España, que no es poco, el PP se parece demasiado a sus oponentes. Por el pragmatismo no siempre se llega a donde uno quiere.

El Astrolabio ABC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*