EL ” PROCÉS ” CONTINÚA DEVORANDO A SUS HIJOS

devoro

EL ” PROCÉS ” CONTINÚA DEVORANDO A SUS HIJOS

A menudo se ha ilustrado la política catalana con el duelo a garrotazos de Goya, pero la estampa goyesca que mejor define hoy lo que queda del procés es la de Saturno devorando a sus hijos. Tras la renuncia de Artur Mas, el abandono de Carles Mundó y el paso al lado de Carme Forcadell -acogotados todos ellos por sus respectivos horizontes procesales-, ayer conocimos la apostasía oficial de los Jordis y de Joaquim Forn. Ninguno de los tres cree ya en la unilateralidad, todos acatan la Constitución y esperan ahora que el juez Llarena haya quedado convencido de su franqueza para poder salir de la cárcel.

De tan novedosa docilidad se deduce que si ha habido un poder del Estado capaz de repeler el golpe independentista, ese ha sido el judicial. Se resisten todavía Junqueras, aferrado a su misticismo, y Puigdemont, escondido en Bruselas. Pero también ellos serán devorados por las consecuencias de sus actos.

Entretanto, ERC y JxCat agotan su margen de maniobra para constituir el Parlament y dirimir la grotesca investidura a distancia de Puigdemont, que ha dado orden de retorcer el reglamento con tal de ser investido sin moverse de su escondrijo. Los letrados del Parlament preparan su negativa. A esta pintura negra aún le faltan gruesos brochazos.

El Mundo