PUIGDEMONT SE MOMIFICA

momiax

PUIGDEMONT SE MOMIFICA

“Engañaron a todo el mundo, vendieron la tierra prometida”, dijo ayer Soraya Sáenz de Santamaría a Susanna Griso en Espejo Público. La vicepresidenta del Gobierno comentó que no puede ser que, mientras se hunde económicamente, Cataluña siga a merced de los caprichos de Puigdemont y de los independentistas, que han fijado el plan soberanista como su modo de vida. “Puigdemont acabará penando de corte en corte”, me dice desde Waterloo un vigía amigo, desde cerca de la Casa de la República (550 metros cuadrados, jardín, garaje y sauna).

Este fin de semana, el prófugo viajará a Ginebra para asistir al festival de cine donde se proyectará España al borde de la crisis nerviosa, o “la crisis catalana que sacude Europa”. “España, a punto de la implosión; Europa aguanta la respiración”, se dice en el documental. Claro que buscaban una implosión de la democracia española con una DUI falsa, teatral, viral. Unas horas antes de emprender el viaje, la Fiscalía ha pedido que se averigüe si se puede detener al prófugo en Suiza, donde se iba a juntar con Anna Gabriel. Han solicitado informes al Ministerio de Asuntos Exteriores sobre las andanzas de Carles y que se hagan gestiones ante las autoridades suizas para detener y extraditar a los fugados.

Descubiertos y desarticulados los cabecillas de la rebelión, sólo Puigdemont sigue creyéndose el legitimista, el líder de los filibusteros. Con su fanatismo de iluminado, no se resigna a pasar a la insignificancia y ha dado la orden desde el Hotel Marivaux de Bruselas de que se mantenga la candidatura de Jordi Sánchez, que sigue preso, sin prometer ni él ni Toni Comín que vayan a dejar los escaños. O sea, sigue exigiendo el caos y cerrando la puerta al escenario de unas nuevas elecciones, mientras los tapados Jordi Turull Elsa Artadi esperan que el dedo del jefe de la secta se pose sobre ellos.

Mi amigo político y vigía me cuenta que el organizador de los sueños, el profeta del miedo, sigue en Waterloo. “No se descompone, pero se está momificando, como los santos; cada día esta más amarillo y con el pelo más lacio: parece la momia de Nazca” (una encontrada en Perú, que tiene sólo tres dedos y no es extraterrestre, sino humanoide, con 23 cromosomas).

Los diputados y agitadores de la rebelión acusan al Gobierno español de estar formado por ladrones y gánsteres. Pero el caso es que la Monarquía ha sido más tolerante con la sedición que la República, que suspendió la Autonomía después de que los Mossos disparasen contra el Ejército. Ahora, en los estanques turbios del soberanismo sobrenadan las heces aunque, como en los tiempos de Ortega, hay catalanes -ahora, menos de dos millones- que quieren desjuntarse de España.

Raúldel Pozo ( El Mundo )