Qué es eso de Gobierno en la sombra

gobiernoen

Qué es eso de Gobierno en la sombra.

Una prominente socialista española se ha atrevido a declarar que no le gusta nada lo de un “Gobierno en la sombra”. La ignorancia siempre suele pasar por atrevida.

El tal Sánchez ha tratado de adelantarse al enorme empuje de los podemitas instalando un “Gobierno en la sombra”. Se conoce que el mocetón socialista ha leído poco. O quizá suceda que sus asesores sean los iletrados. Como sé que me leen, me permito ejercer mi papel de profesor.

El Gobierno en la sombra (Shadow cabinet) es una institución típicamente británica, difícil de exportar, excepto a algunos países de la Commonwealth. No tiene nada que ver con la ocultación. De forma abierta, el partido en la oposición nombra un Gabinete en la sombra para que controle al Gobierno en el poder. El marcaje se realiza de ministro real a ministro en la sombra de la forma más abierta posible. El Gabinete en la sombra se reúne semanalmente con parecida solemnidad a la del Gabinete de verdad. Después de las elecciones, si gana el partido opositor, no tiene por qué nombrar un Gobierno con los mismos nombres de los que han estado en la sombra. Se entiende que un juego político así solo puede funcionar con un sistema bipartidista, en el que existe una “leal oposición a Su Majestad”. Los británicos son así de raros y eficientes. Se comprende que a muchos de ellos les horrorice pertenecer a la Unión Europea.

Otra incongruencia es que algunos de los componentes del Gobierno en la sombra del tal Sánchez han desempeñado notables cargos en empresas multinacionales. No parecen, pues, “obreros españoles”, como nunca lo fue Boyer, pongo por caso. No sé qué dirán los secuaces de Podemos cuando traten de formar Gobierno con el PSOE, si es que llegan a tan feliz conjunción para ellos.

Supongo que el tal Sánchez no ha utilizado el título de “Gobierno en la sombra” en el sentido sarcástico que tuvo esa expresión en el Viet Nam de los años 60. Así llamaban los comunistas del Viet Cong al modo de recolectar impuestos revolucionarios en las aldeas, aprovechando la noche, cuando no volaban los helicópteros norteamericanos. Sería suponer mucha erudición por parte de los asesores del tal Sánchez.

Amando de Miguel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*