¿ Qué podría salir mal ?

banquillo

¿ Qué podría salir mal ?

El PSOE dejó de comportarse con sentido de Estado el día que Felipe González renunció a liderarlo. Él fue el primer y último socialista estadista; y cuando en 1996 rechazó el apoyo parlamentario que le ofreció Pujol, porque no había ganado las elecciones, y emplazó al líder nacionalista a entenderse con Aznar, tomó la última decisión no estrictamente sectaria que hasta la fecha haya tomado un dirigente socialista.

Por lo tanto, cuando se le reclama al PSOE que regrese a la centralidad y al sentido del Estado se apela a un conjunto vacío, porque desde hace 20 años este sentido de Estado es absolutamente ajeno a los socialistas, y su total irresponsabilidad ha sido el huevo de la serpiente de todos nuestros problemas. La crisis económica no fue culpa de Zapatero, pero su populismo financiero contribuyó a que profundizáramos en el desconcierto y a la miseria, y que la recuperación haya sido más dura y tardía.

El zapaterismo, con su agenda política prebélica, guerracivilista, fue la base ideológica de Podemos. El zapaterismo es el índice español del corpus ideológico que Pablo Iglesias asimiló en Venezuela, Irán y Cuba.

Por lo tanto, lo que Podemos decida, se hará. Porque si alguien espera algún sentido de Estado del PSOE, alguna vertebración moral, alguna ética ni que sólo sea conceptual que guíe sus políticas y sus pactos; si alguien espera alguna responsabilidad o alguna grandeza de este Zapatero menguado que es Pedro Sánchez, se va a clarísimamente llevar la decepción de la década.

Podemos son los hijos ideológicos del zapaterismo y Maragall y Zapatero soltaron en 2003 a los perros de la tensión territorial reformando un Estatut que ni Pujol quiso jamás tocar. Con un PSOE dispuesto a disfrazarse de cualquier cosa para mandar, España está en manos de que Pablo Iglesias decida si quiere gobernar con lo que tiene o prefiere unas nuevas elecciones por si puede acabar de zamparse a los socialistas.

Salvador Sostres ( ABC )

viñeta de #Elsacapuntas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*