QUERÍAN UN CHOQUE DE TRENES

choquetre

QUERÍAN UN CHOQUE DE TRENES

Qué mal parados van a quedar en el raquítico libreto del vodevil independentista Artur Mas y su corte. Amenazaban con un choque de trenes, y dejaron encima del triciclo al más indigente político de la pandilla, a Puigdemont. Mas sabía bien lo que hacía, pero la Historia no lo absolverá.

Todas sus mentiras se han ido descomponiendo hasta volverse contra ellos, incluida la presunta comprensión y cooperación de Europa. Mientras tanto, hay una parte de Cataluña sorprendida en su ingenuidad por esta elite política supremacista, que sufre su desconsuelo y no entiende nada.

Se hacían llamar demócratas y quisieron romper la democracia. Se presentaban como moderados y se demostraron auténticos inmoderados. Invocan la paz y viven de una violencia a la que sólo le falta la intimidación física. ¿Querían esto? ¿Este era el choque de trenes de la vieja Convergencia? ¿Arruinar Cataluña para las dos próximas generaciones? El tiempo es juez inapelable.

Y que me disculpen los muchos lectores que nos piden que no insistamos, pero el asunto supone la más grave crisis del constitucionalismo moderno en España.

El Astrolabio ( ABC )