Rajoy mató a Iglesias a risas y lo enterró en sarcasmos

dragonk

Rajoy mató a Iglesias a risas y lo enterró en sarcasmos.

Los buenos datos de la EPA la mejor noticia de la 1º parte de la 2ª sesión de investidura. El paro por debajo del 20%

En la anterior investidura Rajoy sabía que iba a perder y que esta, a pesar de haber vuelto a perder ayer, la tiene ganada el sábado. La fuerza de los votos, la necesidad y la conveniencia, ir elecciones era letal para el PSOE, ha hecho que el desenlace cambiara y que el escenario sufriera un cataclismo. Tan impactante que el segundo espada ya no aparezca en el cartel. El segundo, sí, a pesar de las apariencias, los spot y las pasarelas protagonizadas desde hace diez meses con su interpretación de Doctor NO y su ansia de alcanzar el rango de máximo galán y estrella estelar, aunque le faltaran las tablas de los escaños y la tarima de los votos.

El paisaje sin Sánchez, desparecido del elenco y la función, aunque estuviera pero solo de cuerpo presente, ha sufrido una modificación sustancial. Desaparecido del elenco y de la función, los suyos lo han dejado sin papel y sin frase, va soltando recados y rezongos entre bambalinas, intentando conjuntar las tropas derrotadas, sumar disgustados y encabezar la rebelión el propio sábado con voto contrario a Rajoy y a lo decidido por su Comité Federal.

Podrá tal vez ejecutar su venganza contra su propio partido, pero ya no contra quien lo ha dejado seco y con el amargor clavado en toda su expresión, Mariano Rajoy a quien obsesivamente quería matar y enterrar. Tanto que hasta pretendió, ¿se acuerdan? que se suicidara y se enterrara él mismo y que lo dejara gobernar.

El presidente, por unos días todavía en funciones, el miércoles adaptó su discurso también a la realidad y a la necesidad. Humildad al reconocer lo que viene por delante, y sin renunciar a poner en valor su propia obra pasada, saber que en bastante habrá de rectificar y en todo pactar. El discurso del miércoles fue el que se podía esperar pero el que era necesario escuchar. Lo que luego resulte en la legislatura se verá pero las intenciones no pueden sonar mal. De la necesidad puede hacerse virtud pero en este caso es cosa de varios más. Se verá nada más echar a andar. Pero, al menos se echa a andar.

Lo del jueves ya tuvo otra clave. Al PSOE, descabezado y representado por quien ayer era el escudero de quien la ha perdido aunque ahora con modulación mensaje muy diferente, no lo podía ni humillar ni alabar. Peor incluso lo segundo. Contención era lo prudente por ambos lados. Lo mejor vino con Iglesias. El líder Podemita que ya se arrogó el puesto de vicepresidente 1º por primavera ahora en otoño se quiso investir de Lider de la Oposición. Desempolvando supuestas Brunetes mediáticas, cuando el vive, duerme y procrea en las Tvs, pretendiendo ser futuro pero herrado y anclado a lo más tenebroso de nuestro pasado, describiendo una Somalia para dibujar una España, insultando a la Cámara con acusaciones preventivas de delincuencia y criminalidad, nuestro “rodeacongresos”, con su petulancia creciente, su credibilidad menguante, su arrogancia presuntamente intelectual y esa mezcla de soberbia y cursilería que es la mejor marca definitoria de su personalidad, montó el mitin pero acabó por hacer un ridículo monumental.

Porque la diferencia del Parlamento con los platós que señorea es que en el Congreso tuvo respuesta libre y en igualdad de condiciones. Y Rajoy, simplemente, lo mató. A risas. Que es lo peor. Lo enterró en sarcasmos. Se rió de él y con el presidente se estaba riendo más, bastante más, de media España. Pero lo peor, se demostró que Pablete Iglesias puede valer para soflamas y arrasar en audiencia con un show, pero no para liderar la oposición de esta Nación.

Quizás el sentimiento que a muchos quedó tras su nueva interpretación lo resumió, y fue una suerte que se captara y no hace disfavor alguno, fue esa espontánea y muy coloquial expresión de Rivera cuando el susodicho pretendía aleccionarle y armonizable con su supuesta, sobrada y siempre alardeada mayor talla y sabiduría, “Vaya gilipollas”. Grosero. Pues si se empeñan, pues sí.Si. Pero coloquialmente, un resumen definitivo de su actuación. Y ya que hablamos de Rivera algo más habrá que decir. El presidente, esta vez lo hizo mejor y con mayor justicia, puso en valor el acuerdo y su significado. Es quien a la postre le ha dado el gobierno. Y a Ciudadanos en momento de darle a lo que a Ciudadanos corresponde y a Rivera lo que es de Rivera.

A ellos se debe la ruptura primera de este insensato bloqueo, buena parte del mérito es suya y es de ley reconocerles ese servicio que nos han hecho a los españoles. Es más, re lo reconoceríamos aún con mas entusiasmo si por un tiempo dejaran esa manera suya de ir de estupendos por todo y por encima de todos. Sin su “estupendia” parece que congénita a la sigla se les apreciaría pero que mucho más. Pero hoy hay que reconocerles su valor. Y ese exabrupto coloquial de Albert el mejor remate, si escribo lo que siento fuera de lo que debo, políticamente correcto escribir.

Y ahora ya queda por delante el sábado y la conclusión. Cuyo resultado y efectos ya se saben. Pero donde queda una cuestión de calado y de futuro. Lo que hagan algunos parlamentarios del PSOE, lo que haga Pedro Sánchez. Va a tener una enorme trascendencia. Sin duda. Es sobre lo que más se discute y valora. Simplemente y para la reflexión dejo esta pregunta. ¿Si hubiera ganado el NO en el Comité Federal, hubieran consentido los sanchistas que los partidarios de la abstención rompieran la disciplina de voto y se saltaran a la torera la decisión tomada y votada por todos?. La respuesta y la reflexión más sencillas no pueden ser: Si uno participa en una votación no puede luego, tras perder, negarse a asumir sus resultados y consecuencias?

Es trampa participar y luego no querer aceptar el resultado si se pierde. O sea, como Donal Trump, o el citado “reodeacongresos” al quienes solo les vale la democracia si ganan. Pues en eso parece que están también el PSC y el puñado de sanchistas. ¿Y Sánchez?. Pues el sabrá, aunque parece que lo tiene muy decidido y que luego comenzara campaña en la Sexta y con Evole. Pero ¿Cómo puede un ex secretario general no quedar descalificado para siempre si rompe con las directrices de su Comité Federal, de su máximo órgano de dirección, como podría luego exigir que se cumpla por todos una decisión?.

Eso fue el Congreso y al primera parte de la segunda sesión de investidura. Pero en realidad la gran noticia era otra y había sido el mejor desayuno para muchos y sin duda el que más le gustó a Rajoy. La EPA del 3º Trimestre traía unos resultados que avalaban sus políticas económicas, que suponían un autentico espaldarazo de datos. El paro caía, tras seis años por encima, ya no por debajo del 20, sino del 19% , un 18,91%, muy doloroso y aún insoportable, pero una mejora trascendental desde aquel terrorífico 26,94% en que se llego a estar en 2013 y ya en datos que no se tenían desde el 2009.

La bajada ha sido en este trimestre de 253.900 personas para dejar la cifra ya en menos de 4,5 millones, en 4.320.800 parados y con ello la bajada en términos interanuales supera el medio millón, 530.000. Pero además el incremento de los ocupados daba otro alegrón. Se pasaba ya de los 18, 5 millones de personas trabajando, cotizando …y metiendo agua al pozo común desde donde ha de regarse todo nuestro bienestar. La subida de ocupados en el tercer trimestre fue de 226.500 y el incremento interanual ronda también el medio millón, 479.000 más.

Eran datos importantes, cifras con cara y angustias, aunque muchas perseveren, aliviadas. Era lo importante, lo más importante de lo que se pueda y deba hablarse en el Parlamento. Porque ese es el gran reto. Lograr acabar con esa lacra, continuar r avanzando. Y creo , aunque le enfade muchísimo a Iglesias, que vamos a poder seguir.

Antonio Pérez Henares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*