RAJOY NO DEBATIRÁ CON IGLESIAS

iglesiaspaz

RAJOY NO DEBATIRÁ CON IGLESIAS

Puede ponerle la moción de censura que quiera, pero Pablo Iglesias no conseguirá mantener un cara a cara con Mariano Rajoy cuando se celebre la sesión parlamentaria para debatir su propuesta. El presidente del Gobierno no piensa subir al estrado y los precedentes parlamentarios de las dos ocasiones similares le avalan: Adolfo Suárez no respondió a Felipe González cuando este lo censuró y Gonzalez tampoco lo hizo cuando lo intentó Antonio Hernández Mancha.

Será el portavoz parlamentario del grupo popular, Rafael Hernando, quien dé la respuesta a un Pablo Iglesias que quizás no ha medido el alcance de la moción de censura que presentó en el registro de la Cámara el viernes pasado. Por mucho que lo haya hecho para dar un golpe de efecto en vísperas de las primarias socialistas o para retar al vencedor de estas a facilitar que la izquierda gobierne con él mismo como presidente, resulta que tampoco va a poder debatir con quien sea el vencedor, a menos que la victoria recaiga sobre Patxi López, el único de los tres contendientes con escaño de diputado.

Ni Pedro Sánchez, que renunció al acta de diputado cuando fue descabalgado de la secretaría general por los suyos, ni Susana Díaz estarán presentes en el hemiciclo cuando el líder de Podemos se dirija a quien haya ganado. Incluso se desconoce aún quien será el portavoz socialista cuando se debata la moción de censura, ya que se supone que tanto Sánchez como Díaz elegirán a una persona distinta al actual, Antonio Hernando, para dirigir el grupo parlamentario en su ausencia. En cualquier caso, los dos protagonistas de las primarias de hoy han anunciado que no votarán a favor de la propuesta de Podemos. Y aunque lo hicieran, esta no obtendría los votos suficientes para prosperar.

La moción de censura, prevista en la Constitución y regulada por el Reglamento del Congreso, especifica que el peso del debate recae en el candidato a presidente con el objetivo para dar a conocer su programa, lo cual favorece a Iglesias por la exposición mediática que va a disfrutar un par de días en los que podrá tomar la palabra por tiempo ilimitado. Pero también le puede perjudicar al tener que definir, al fin, sus propuestas de Gobierno, lo que no ha hecho hasta ahora. Y aunque no sea plato de buen gusto para Rajoy escuchar todas las críticas con las que el líder de Podemos se va a despachar contra él, en Moncloa tienen la sensación de que este debate no va con ellos.

Curri Venezuela ( ABC )

viñeta de Linda Galmor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*