RAJOY, PRESIDENTE

panderets

RAJOY, PRESIDENTE ( Turrones lejanos )

En España, para decir que alguien camina por el alambre en un puesto bajo presión, como el de seleccionador de fútbol, médico de cabecera o director de un colegio católico en Madrid, suele recurrirse a expresiones como “no se come el turrón…” o “le quedan dos telediarios…”. Nunca se había dicho de un presidente del Gobierno –si acaso, de Adolfo Suárez. Hasta ahora.

Cuatro turrones navideños parecen una meta demasiado lejana incluso para un campeón de los deportes de resistencia como Mariano Rajoy, al que el Parlamento va a elegir presidente entre hoy y el sábado con una mayoría prendida con alfileres, dependiente de un PSOE en ruinas. Lo más precario que se ha despachado desde 1978. Una España a la italiana.

La incertidumbre puede ser también una interesante oportunidad para el presidente. La de aprender a vivir al día y sin planes, como han aprendido millones de españoles de la devastada clase media.

La legislatura durará lo que dure la cirugía de reconstrucción integral del PSOE. Si los socialistas salen de la UVI antes de tiempo, piden voluntariamente el alta médica y provocan un adelanto electoral, puede que Podemos los arrolle nada más pisar la calle.

Y si, por el contrario, se repantigan en los escaños del Parlamento y empiezan a apoyar leyes del PP, mientras ganan tiempo y buscan a su mirlo blanco socialista, macho, hembra o trans, quizá los electores los abandonen en masa por sostener al presidente de la corrupción, los recortes, etecé, etecé.

El primer campo minado –para el presidente Rajoy y para el PSOE– será la ley de Presupuestos de 2017. Los comisarios Pierre Moscovici y Valdis Dombrovskis llamaron este mismo martes a la puerta, como los Hernández y Fernández de Tintín, siempre tan patosos e inoportunos, o como cobradores del frac insensibles y tercos.

En una carta [Comisión Europea, en inglés] al Gobierno español, le recuerdan que el déficit del próximo año tiene que ser del 3,1% del PIB y no del 3,6% como se indica en el borrador enviado por el Ministerio español de Economía. En otras palabras, habrá que reducir gastos por valor de 5.500 millones de euros.

Se admiten apuestas sobre el número y la calidad de los turrones que se comerá el señor Rajoy.

Actuall el Brief

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*