REDES Y PLATÓS FECALES

fEcal

REDES Y PLATÓS FECALES

Las redes fecales, las que autorizan la cobardía del anonimato, las que asumen el hedor virulento de los vertederos y las cloacas, se regodean durante esos días con insultos, bulos y rumores dirigidos al Rey Don Juan Carlos. A ellas se suman los platós impúdicos de los pedorros y las pedorras, rebosados de diferentes estiércoles italianos que se han establecido en España para enriquecer a un conocido sinvergüenza de origen lombardo.

Un periódico nacional, «El Mundo», ofrece en portada la tenencia en Suiza de una cuenta corriente del Rey padre. Y al día siguiente, en un editorial pasmoso, reconoce que no hay prueba alguna que demuestre la existencia de esa cuenta. Todo comenzó en Botswana. Nuestros animalistas de la escuela de Walt Disney no perdonaron al Rey la caza de un elefante.

Alfonso Ussía ( La Razón )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*