EL REY Y LA OKUPA

callas

EL REY Y LA OKUPA

El Rey Felipe VI no solo ejerce como el principal bastión de la dignidad de la Nación. De una España que muchos atacan, otros traicionan y cada vez más españoles se muestran dispuestos a defender por mal que se pongan las cosas en un futuro próximo. También ha de hacer labores de pedagogía e ilustración básicas a una clase política que cuenta con una patulea de seres ignorantes como no tuvo este país en puestos de responsabilidad ni en los momentos peores de su historia. Ahora ha tenido que explicar a la alcaldesa de Barcelona el funcionamiento más elemental de las cosas. Que el papel del Jefe de Estado no es el de mediador entre los delincuentes y los defensores de la ley, como a ella le gustaría, sino por el contrario ser el máximo defensor de la ley y del Estado. La alcaldesa y muchos viven del malentendido. La culpa no es solo suya. Muchos han dado pie a la dramática confusión moral.

Tuvo España un presidente del Gobierno que hizo de mediador entre el terrorismo y el Estado y siempre estuvo más cerca del primero que del segundo. Hoy se cree mediador entre un pueblo venezolano torturado y su torturador, cuando es un mero lacayo del segundo. La confusión entre legalidad y delito, entre probidad y crimen, que tienen Colau, y tantos otros del separatismo e izquierdismo catalán, no tiene parangón en Europa. Hasta en posiciones burguesas tienen ya de ídolos a gente como el etarra Arnaldo Otegui y Carles Sastre, el carnicero de Bultó y otros criminales. La Cataluña autosatisfecha de los obispos adopta a notorios asesinos como referentes morales y de lucha. El culto a la transgresión de la izquierda y el odio a España del nacionalismo lo hacen posible. En casos como Colau, hay además un tierno enfoque biográfico.

La señora Inmaculada Colau se ha ganado la vida desde la tierna adolescencia con la transgresión de la ley. De jovencita se fue a «okupar» casas ajenas y lo hizo profesión. Con la ampliación del negocio montó la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH). No porque ellos se vieran afectados por hipotecas. ¡Qué va! Ni Colau ni sus amigos tuvieron jamás hipotecas. Tontos habrían sido de meterse en algo tan complicado como un préstamo con esos buitres de los bancos. Al margen de las propias complicaciones técnicas que supone convencer a los tigres del capitalismo de que presten dinero a desaliñados personajes sin estudios ni trabajo ni intención de trabajar.

Cuyo curriculum era haber vivido de gorra desde que dejaron de ser niños. Antifascista a fuer de no dar un palo al agua, Ada se encumbró a cabeza visible de la referida PAH. Así se erigió en defensora de los agobiados por sus hipotecas. De los «pringaos» que no pretendieron nunca vivir usurpando casas ajenas y que además querían pagar los préstamos para una vivienda digna y una vida honrada y trabajadora. Es decir, todo lo contrario que Inmaculada. Pero ella vio el nicho de mercado. Eran legión los que dejaron de poder pagar por la catastrófica crisis. Colau no solo comenzó a recibir subvenciones a tutiplén. Empezó a aparecer por las televisiones como ángel de la guarda de los maltratados por el capitalismo.

Hermann Tertsch ( ABC )
viñeta de Linda Galmor