Salvar al Soldado Sánchez

tontokñ

Salvar al soldado Sánchez.

Sánchez, en misión suicida, sabe que solo le sirve, para salvar su cabeza, encabezar un Gobierno. Nuevas elecciones significan su fin, igual que un Gobierno del PP sería su certificado de defunción.

Andan pleiteando los que de pleitos viven interpretando, sin mucha sutileza, el papel de Pedro Sánchez al hilo de la película de Rossellini ‘El general della Rovere’. Esta película de 1959, basada en una historia del periodista Indro Montanelli (quien supuestamente la escuchó mientras estuvo preso en una cárcel de Mussolini), narra la historia de un rufián de medio pelo, sablista, superviviente sin conciencia, de poca moral y mucha cobardía que termina encarcelado por delitos de poca monta en la Italia ocupada por los nazis. Una vez en prisión, los alemanes le ofrecen un pacto: hacerse pasar por el jefe máximo de la Resistencia, el general della Rovere, abatido por los nazis y cuya identidad desconocen los demás detenidos, con el fin de obtener información y poder desmantelar la oposición al fascismo. Miedoso y con pocos escrúpulos, acepta, pero según van confesándose ante él los presos, compartiendo historias invisibles de heroísmo y generosidad, va asumiendo el papel y terminará siendo ejecutado como si el mismísimo general della Rovere fuera, sintiéndose redimido de cualquier cosa que hubiera hecho en el pasado y haciendo un bien al país que nunca hubiera imaginado.

Esta metáfora la usó Javier Cercas para referirse a Adolfo Suárez, y, que yo recuerde, nadie le acusó de llamar a Suárez estafador ni mentiroso (cosa que sí han hecho algunos cuando el metaforizado ha sido Sánchez): porque lo relevante no era de dónde venía el que fue secretario general del Movimiento, sino a dónde quiso conducir a España como presidente del Gobierno que convocaría las primeras elecciones de la transición y apuntalaría la restauración borbónica.

http://blogs.elconfidencial.com/espana/tribuna/2016-02-04/y-que-sanchez-quiera-salvar-al-soldado-sanchez_1146175/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*