Sánchez, el candidato menguante

carnivora1

Sánchez, el candidato menguante.

A Pedro Sánchez le atormenta el síndrome de la madrastra de Blancanieves: el espejito de los votantes de izquierda le devuelve el reflejo de Pablo Iglesias. El líder de Podemos carece de la buena planta del socialista, pero su potencia icónica es mucho mayor porque tiene algo que a Sánchez le falta: carisma. Al candidato del PSOE le apodaron «el Guapo» sus adversarios internos para minimizar sus cualidades políticas e intelectuales, pero ser objetivamente apuesto no le ayuda o, al menos, no le funciona. En una escena pública dominada por el espectáculo y el marketing, no ha logrado sacar partido de una apariencia que al menos debería procurarle la empatía del electorado femenino. Antes al contrario, su aspecto de galán de telenovela le resulta casi contraproducente al proyectarle ante la opinión pública como un político de fachada.

Porque el gran problema de Sánchez Pérez-Castejón (por alguna razón le disgusta que se le mencione el segundo apellido) es su falta de proyecto. En los dos años que pronto cumplirá, si le dejan, al frente del Partido Socialista se ha mostrado incapaz de levantar una propuesta solvente para combatir el crecimiento de la fórmula radicalpopulista que le devora por su izquierda y amenaza la hegemonía sectorial del PSOE. Su desfallecimiento ideológico es tal que Podemos le roba incluso la etiqueta socialdemócrata, el ADN del partido. Y su escaso tirón personal se muestra débil para frenar el ímpetu carismático de un Iglesias lanzado a la conquista del voto útil y mucho más hábil en el dominio de los recursos mediáticos.

http://www.abc.es/opinion/abci-sanchez-candidato-menguante-201606212135_noticia.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*