Sánchez ha confundido el PSOE con la pasarela Cibeles

sanchezx

Sánchez ha confundido el PSOE con la pasarela Cibeles

Mi amigo Agustín es un crack en el arte de la coherencia y eso le ha ocasionado más de un contratiempo con los que presumimos de tener más cintura y capacidad para ponernos, cuando se presta, a favor del viento.

Me adelanto a dejar claro que yo no soy un veleta – al menos en el terreno de las ideas – pero el mestizaje cultural por el que me ha llevado la vida a lo largo de tres continentes, me pesa y condiciona a la hora de juzgar en voz alta las conductas ajenas, aunque en el fondo sé que es inútil ir por la vida intentando comprender a todo el mundo.

Y cito a Rodríguez porque en las discusiones que mantenemos entre partidos de golf , a los postres de los homenajes gastronómicos que a veces nos damos o cuando hablamos de mujeres, indefectiblemente amansamos nuestros ímpetus al discutir de lo que pasa en España, porque al final coincidimos en el análisis , para disgusto de María Jesús y satisfacción silente de Julio, porque Rafa está ausente o en misa.

 

Cuento esto a razón de que cualquiera de nosotros tiene más chicha moral e intelectual que el improvisador que les ha tocado en suerte a los socialistas españoles, que más que un político serio está demostrando que es un oportunista acelerado.

Yo, a veces, le he comparado con un maniquí de El Corte Inglés, porque es guapo, tiene buena pinta y le sienta bien cualquier cosa que se ponga encima, pero para ser más preciso debería decir que es un ojeador de tendencias que tiene como misión adoptar la moda de cada temporada a los gustos caducos y pasajeros de los clientes.

Algunos dicen que el señor Sánchez se parece a Zapatero, y yo que sé algo más que un poco cómo funciona el PSOE, les digo que se equivocan, porque el infausto ZP al menos tenía las ideas muy claras y hacía las cosas a conciencia, pero el actual Secretario General es un aficionado improvisador que esta usando a su partido como si fuese una probeta.

Sánchez ha confundido al PSOE con la pasarela Cibeles y a los votantes socialistas con un grupo de hooligans enardecidos y borrachos de venganza la tarde de un Barça Madrid, que es el momento en el que dejan colgado en una percha de su casa el sentido común, la educación y las buenas costumbres y, a veces, hasta la dignidad .

Da la sensación de que no conoce a su partido, formado por gente plural, sensata, con algunas ideas claras y mucho más sentido común que sus dirigentes, y que sin renunciar a sus ideas son de los que quieren ” su paz, su hembra y la fiesta en paz”.

Ignora que en el PSOE la gente no está cortada por el mismo patrón y que odian la uniformidad impuesta, las prohibiciones ideológicas o culturales y la ofensa a sus creencias , aunque cada uno tenga la suya. Sánchez, después de más de un siglo de historia, se está inventando el PSOE porque el de verdad se le ha quedado viejo.

Ha descubierto, aconsejado por un cerebro singular llamado Cesar Luena que la coherencia, el valor de la palabra, la lealtad con los suyos y el sentido de Estado son elementos movibles cuando molestan a sus intereses personales, porque para él gobernar España es un reto personal más que una responsabilidad política.

España es un país difícil porque es una nación plural con tendencia a la ingobernabilidad porque tenemos una fuerte vocación anarquista, alimentada por políticos irresponsables, algunos de los cuales han pasado a la historia como grandes felones o singulares estúpidos.

Solo hay que leer nuestros libros de historia para hacer un índice alfabético de personajes que este país jamás se mereció. Me malicio que en el principio de este siglo el Psoe ha aportado a dos más y uno de ellos es, salvo que lo remedien los propios socialistas, su actual Secretario General.

Diego Armario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*