Sánchez no el el Cholo

pedroño

Sánchez no es el Cholo.

Es “colchonero” pero no del Cholo. Nada que ver. Pedro Sánchez no conoce el espíritu de Simeone. No, al menos, en la forma de afrontar las derrotas. 90 escaños y el peor resultado de la historia del PSOE, no fue un fracaso, sino una “oportunidad histórica”. Sabe Dios cómo llamará, si llega, al temido sorpasso de Podemos.

“Me planteo pensar”. Tres palabras y una frase que retumbó con estruendo en San Siro. Un golpe inesperado. Nunca antes demostró debilidad ante una derrota, aunque ésta fuera la más digna de las pérdidas y el Atleti no mereciera fallar ese maldito penalti que Juanfran lanzó al palo. Ya eran dos los severos mazazos. Y el Cholo sabe que al directivo de una empresa se le contrata para conseguir resultados y al mister de un equipo, para ganar campeonatos. ¿Y a un candidato? Si Simeone se presentara a las elecciones de junio y fuera batido en el campo de la política, diría lo mismo que en Milán: “Tengo que pensar. Perder dos finales es un fracaso”

El secretario general del PSOE no necesita meditación. Lo tiene reflexionado. Y lo ha dicho. Sea cual sea el resultado de esta segunda vuelta electoral, seguirá. “Llevo dos años en la secretaría general del PSOE. Estoy al principio de mi mandato”, ha declarado este fin de semana al periodista Gabriel Sanz. Lo mismo espetó hace dos semanas en una entrevista con El Mundo sin recordar tampoco entonces que fue elegido secretario general en un congreso extraordinario convocado para un tiempo limitado y que éste expiró el pasado febrero. Hasta la fecha su dirección federal ha sorteado la convocatoria de un nuevo cónclave.

Sánchez no se irá. Lo sabe hasta el más ingenuo de sus críticos, incluso aquellos que, en privado, han esbozado el modo y el momento de exigirle responsabilidades la noche del 26-J si no mejora el resultado de diciembre o si pierde el liderato de la izquierda. Se presentará al próximo congreso, que no será nunca antes septiembre. Y aunque los barones tuvieran la intención de pedir su cabeza -que la tienen-, se las arreglará para soslayar el parecer de los órganos de dirección y someter a consulta de la militancia cualquier estrategia de alianza postelectoral.

La elección será entre susto y muerte. Lo de ganar, en el caso de Sánchez, es pura retórica porque no hay encuesta que sitúe el PSOE como primera fuerza política. Así que por más que su candidato repita una y mil veces, a modo de lamento y no de promesa, que sólo gobernará si gana las elecciones y que nunca será presidente con los votos de Pablo Iglesias, el propósito no es más que quedar por delante de Unidos-Podemos.

http://www.huffingtonpost.es/esther-palomera/sanchez-no-es-el-cholo_b_10197994.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*