¿Y Sánchez se va a ir así?

pedriyadios

¿Y Sánchez se va a ir así?

HASTA ahora un dicho popular sentenciaba: «El que la hace la paga». Hasta ahora. Porque ha habido un señor que le ha hecho a España, con pleno convencimiento, dale que te pego, persistiendo en su error y en su odio, una de las más peligrosas trastadas perpetradas desde 1978 a esta parte; y no va a pagar absolutamente nada. Me refiero al tal Sánchez, que ha tenido paralizada a España 10 meses, 10, y que no debe irse de rositas. ¿Quién nos paga los daños producidos en la economía nacional, en la paralización de la Administración, en las elecciones inútiles?

Aquí que hay observatorios de todo y centros de interpretación hasta de la meada de un gato, ¿le ha metido alguien el lápiz a lo que nos ha costado el ego de Sánchez, que con tal de que su señora esposa llegase a primera dama en La Moncloa estaba dispuesto incluso a vender a su padre? Si no a su padre, sí ha vendido a su madre, entendiendo por tal la Madre España de todos, a la que ha puesto al borde del precipicio, de espaldas a su partido, pactando con todos los enemigos de la Constitución, de la Patria y del actual modelo de Estado con tal de alcanzar el poder.

Y me sorprende no sólo que nadie de sus adversarios políticos le exija el pago de tal felonía, sino que en su propio partido se hayan limitado a señalarle lo de «Puerta, Camino y Viti»: «Por ahí se va a la calle, compañero Sánchez». Pero ¿y el daño que le ha hecho a su partido, que miren cómo anda, hecho unos zorros, todavía con los llamados «sanchistas» (que hay que tener estómago, y bien agradecido, para proclamarse «sanchista») dando por saco con su «No» a la posibilidad de la normal gobernación de España. Me extraña no sólo que este señor siga de diputado por el partido que ha destrozado, sino que no lo hayan expulsado como militante. Su traición no sólo ha sido contra España, sino contra el PSOE. Por menos de la mitad del cuarto de esta deslealtad, Fernando VII pasó a la historia como «el Rey felón». Bueno, pues aquí la felonía tiene hasta barones partidarios.

Menos mal que ha habido cordura o información, o ambas, para impedir desde su propio partido que este aparente perturbado por las ansias de poder haya llegado a perpetrar el plan secreto que tenía ya pactado, dicen que desde agosto, para presidir el «Gobierno Alternativo». Traduzco: el Frente Popular. Aparte de Comité Federal, ¿no había en el PSOE algo que se llamaba algo así como Comité de Disciplina? Lo menos que se merece este gachó es un Tribunal de Honor. Claro que el honor para él debe de ser como lo del otro camino de La Zarzuela: «Ni está ni se le espera».

 Y lo más divertido es que ahora hay quienes llaman «golpe de Estado» no a ese intento de coger el poder como fuere aun a costa de la identidad constitucional de la nación, poniéndose en manos de cuantos quieren destruir su actual modelo de convivencia, que no será perfecto, pero que, miren, desde 1978 nos va dando el avío… Lo más sorprendente es que ahora hay quienes llaman «golpe de Estado» (y le meto al teclado la reductora del Modo Ironía On) a eso tan poco democrático y tan dictatorial de que gobierne España, ¿quién se cree usted? ¡Pues el partido más votado, el que por mucho que les duela resulta que ganó las elecciones! Esto es indignante: que gobiernen los que ganaron las elecciones y fueron los más votados, ¿dónde vamos a llegar? ¡Qué desfachatez más grande, Dios mío de mi alma! Qué poca vergüenza, gobernar en minoría sin los separatistas, los antisistema y los perroflautas, y sin presencia alguna ni de castuza ni de gentuza.

Pero ya verán cómo el gachó se va de rositas. Y con su sueldo asegurado. Como que estoy por proponer que en el escudo de España cambiemos el «Plus Ultra» (que suena a aeroplano de los albores de la Aviación) por el «No Passssa Nada».

Antonio Burgos ( ABC )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*