SEGUNDA MISA

errejonjuguete

SEGUNDA MISA

Nos quedamos ayer en la foto, que vale más que los millones de palabras que los protagonistas de la misma han derramado sobre España y los españoles en los dos últimos años. Ya saben, en primer plano, y en éxtasis, Pablo Iglesias. El gran dramaturgo Jean Anouilh, en su obra más conocida, Becket, hacía decir a éste, dirigiéndose a su rey, Enrique II de Inglaterra, que veía con asombro a un horrendo campesino, que tenia una hija bellísima: «Mi señor puede que tuviera un gran momento en su vida, un momento en el que se creyó Rey, y no envidio a nadie, el momento pasó, pero la semilla germinó».

Así estaba Iglesias, tanto que hasta se desmelenó. Pero ¡cuidado!, que como en el drama de Anouilh, puedes volverte un viejo desdentado y sin la corona podemita en menos tiempo del que se puede esperar. Seguro es que Íñigo Errejón pasará de segunda «supervedette» a chica de conjunto. La pregunta es: ¿aguantará el jovencito de sonrisa procaz semejante humillación? Podríamos llegar a ver una transformación tipo Jorge Vestrynge, que de secretario general de Alianza Popular, con el mismísimo Fraga de presidente del partido, ha terminado de militante de Podemos y al grito de «esta gente es estupenda, me han recibido con los brazos abiertos, con lo facha que fui». ¿Podríamos ver a Iñigo, el apóstol de la transversalidad, como militante del ala más conservadora del PP? Nada es imposible en la vida y menos en política.

No hay duda de que ver los toros desde la barrera siempre te da seguridad, no te ves sometida a revolcones innecesarios. Esto es lo que debió pensar Carolina Bescansa, que ya está en la historia del Congreso de los Diputados, por ser la primera mujer que enseñó un pecho en el hemiciclo (doy por hecho que el acontecimiento quedó registrado en el diario de sesiones). Ella se echó a un lado, sin tomar partido. Ahora está la primera en la lista para sustituir a Errejón como portavoz del partido. Si se produce el nombramiento se podría pensar que quedarse en el burladero estaba pactado, así quedaría claro que Iglesias es un hombre que busca la unidad y, por ello, no duda en nombrar para tan destacado puesto a una mujer que no le ha votado. Habrá que esperar. Al igual que para la terminación de este folletín, el jueves seguro que llegamos al final.

Enrique Miguel Rodríguez ( La Razón )

viñeta de Agustín Muro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*