SEÑOR:

ensayo

SEÑOR:

 Sin renunciar a la cortesía institucional que le obliga su dignidad y le recomienda su prudencia, los gestos y los matices no pueden ser los de siempre. Esa sonrisa abierta y esa calidez en el saludo de Vuestra Majestad a Puigdemont me ha entristecido y decepcionado.

Entre el Señor y Puigdemont se establece una diferencia brutal. Vuestra Majestad es el Rey de España y Puigdemont, un deleznable traidor a España. Se entiende la cortesía y no se entiende la expresividad amistosa. Puigdemont no es sólo un traidor.

Es un chulo que ha anunciado su propósito de seguir hasta el final un proceso de escisión de España a espaldas de la ley y de la voluntad de millones de españoles, catalanes incluidos, que somos los sujetos constituyentes de la Ley de Leyes. Puigdemont nos ha insultado y despreciado…

Alfonso Ussía ( La Razón )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*