Sensaciones: Nuevos tiempos para el engaño

cholistas

La gente necesita creer en algo y sobre todo en alguien, por eso cuando el personal se satura y se harta de los engañadores, es el momento en el que surgen los nuevos profetas, que no son otra cosa que los profesionales del fraude, que aparecen como salvadores.

Lo que nos está sucediendo ahora en toda Europa es consecuencia del mal hacer de aquellos en los que habíamos confiado durante décadas, y a los acomodados corruptos y aprovechados que formaron parte de la dirección del sistema les quieren suceder los nuevos golfos con piel de cordero, que son los populistas, demagogos que han decidido ocupar el poder institucional ocultando sus verdaderas intenciones.

La gente no puede haberse quedado ciega de la noche al día. No es posible que la inteligencia esté de vacaciones ni que el sentido común haya sido sustituido por una sed de venganza suicida.

Comprendo que haya quienes quieran morir matando. Yo, si estuviera desesperado, lo haría, porque la venganza es un sentimiento humano que solo conduce al breve placer del disfrute de devolver parte del daño recibido, pero lo que no comparto es que veneremos a los nuevos sinvergüenzas que vienen a sustituir a quienes les precedieron.

Yo entiendo a los nuevos engañadores obsesionados con pisar moqueta, aunque sea con chanclas, enchufar a sus familias, tapar golferias y eliminar a los anteriores. Nunca olvidaré la frase que se decía en Andalucía cuando Juan Guerra empezó a trincar a dos manos. Algunos lo justificaban con el argumento de que “Ya era hora de que le tocara robar a los nuestros”.

Ahora sucede lo mismo. Los nuevos profetas son los nuevos corruptos, con menos champú y desodorante.

Yo creo que es más digno morir como un samurai y hacerse el harakiri , que ir como oveja al matadero conducido por unos nuevos verdugos.

La historia está para leerla y no olvidarla, porque solo los necios se dejan engañar por los salva patrias que emergen en momentos de desesperación .

Hoy leía un artículo de Antonio Naranjo que decía ” Hemos estado gobernados por tantos sinvergüenzas que, de repente, los necios parecen una mejor alternativa, especialmente si conocen –y conocen- las recetas de Gramsci al respecto de cómo manejar al gentío en situaciones de dificultad.

Reconozco que tengo muchas dudas, pero poseo al menos un par de certezas : sé distinguir a los nuevos perros de presa, aunque traigan un distinto collar. ( Diego Armario )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*