¡ Si llega a arder con Cospedal !

seseñak

¡Si llega a arder con Cospedal! …

Si el incendio criminal de Seseña hubiera prendido en época de Cospedal a estas horas estaría ardiendo Toledo. Ante Fuensalida habría manifestaciones continuas de gentes ataviadas con mascaras antigás, haciendo simulacros de asfixia y “muriéndose” por Zocodover, la puerta de la Catedral y el patio de la Sinagoga. Y menudo zafarrancho se hubiera liado el jueves en la procesión de Corpus con las comparsas de compañeros, y compañeras, vestidos, y vestidas, de negro neumático y de negra neumática. Seamos políticamente correctos, y correctas, y no dejemos de insultar al idioma y a Cervantes, que en algo ha de notarse que es su centenario.

La que nos hemos perdido. Hubieran venido la Sexta y la Cuatro y hasta hubieran descongelado al Cintora. Ante la humareda se hubieran explayado a gusto los tertulianos y se hubiera concluido de inmediato en que la dimisión de la Cospe era la minima responsabilidad exigible, ampliable desde luego a su gobierno en pleno y al nacional de paso, con Rajoy por descontado. Estarían ya en marcha y pregonadas cienes y cienes de querellas contra todo lo que se menea que para ello subvencionamos a Ecologistas en Acción y a su fábrica de demandar y a su obsesión de prohibir. Su último éxito: prohibirles pescar truchas a los jubilados.

Vamos que ha sido una pena que resulte que ahora en Fuensalida esté Page con los de Podemos de escuderos. No es cuestión de liarla parda, que son los nuestros, hombre, y con un par de pellizquitos de monja ya vale. Se darán pero que no duela mucho. Para cubrir el expediente, pero mejor chitón en boca. Si no ha sido nada, hombre.
Que se negara una partida presupuestaria de medio millón para hacer frente a la que se veía venir y que el alcalde se desgañitaba avisándolo, eso ¿que importancia tiene?. ¿Qué se dejara sin vigilancia alguna? Eso no es culpa de nadie. Que ni siquiera se dignara presidencia contestar, como antes tampoco habían hecho sus “altos cargos”, a la carta de Carlos Velazquez, el regidor de Seseña, que es “`pepero”, ¿como puede reprocharse al atareadísimo Emiliano?. En fin, que nada.

Recuerda uno ahora aquel otro incendio, en su tierra de Guadalajara, y aquellos 11 muertos amigos y aquellas 14 hectáreas socarradas. Recuerda uno y le duele que no hubo entonces tampoco procesiones ni romerías ecologistas ni nadie que hiciera la gran campaña mediática, ni presentadores espantados y gemebundos y se fueran todos allí a plantar arbolitos como se habían ido a Galicia a presumir de mancharse con chapapote. Total en Guadalajara solo había habido 11 muertos abrasados. Que para ponerles un recuerdo, rendirles un sencillo homenaje, hubo que esperar a que llegara Antonio Román a la alcaldía en 2007 porque antes el ayuntamiento socialista no lo estimó conveniente no fuera a removerse la memoria. Si que la tenían ya, desde mucho tiempo antes, los voluntarios alcarreños contra el vertido del Prestige.

Corroen estas dobles varas de medir, entristecen las manipulaciones dependiendo de donde viene el aire y el olor a socarrina. Pero tras anotarlo no es cuestión de caer en lo mismo que se critica. Se pide una comisión de investigación. Bien está. Mal que se oponga el PSOE. Pero de tal comisión que salgan los políticos. Que se limiten a ponerla en marcha y que se pongan a trabajar los técnicos. En lo que ha sucedido, sí, en como pudo evitarse, también, pero sobre todo en como resolver el asunto para el futuro. Sería la única manera de sacar algo en claro y hacer algo en positivo. Lo otro será lo de siempre. Y el espectáculo del apalearse los unos a los otros ya empieza a resultar cansino. Pero ¡ay! Con lo bien que nos lo hubiéramos pasado disfrazándonos de asfixiaditos de haber estado Cospedal de presidenta.

Antonio Pérez Henares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*