Sin piedad

masfac

Los de la CUP, además de antisistema, cuentan entre sus filas a un buen número de maleantes. En los tebeos de Roy Rogers, Gene Autry, Rex Allen o «El Llanero Solitario» se les decía «forajidos». Están crecidos y no conocen la piedad. Lo que están haciendo con Mas es demasiado cruel.

Si en algún momento, deciden apoyarlo para asumir la presidencia de la Generalidad de Cataluña, será un pingajo huidizo y acomplejado el hoy humillado aspirante. Muy poderosas tienen que ser las razones que Mas oculta para verse obligado a soportar tan implacable fase de torturas. El grave problema de Mas es que los suyos empiezan a verlo como un personaje ridículo y entregado a los matones.

Alfonso Ussía ( La Razón )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*