Sin salida

12391860_10206553267443440_3889779576964504132_n

Sin salida

Rajoy tiene casi imposible gobernar y Sánchez suicidaría definitivamente al PSOE si tras su derrota pretende llegar a Moncloa a cualquier precio. Sin salida. Porque la única factible y sensata es la primera que se rechaza. Pactar quienes pueden hacer mayoría sólida o dejar gobernar en minoría a la lista más votada. Ni hablar de ello-aunque tal vez si cambiaran ambos protagonistas pudiera entreabrirse algo- cuando en realidad todo lo demás o es imposible o resulta letal para el PSOE si Sánchez pretende llegar el al gobierno como y con quien sea. Para ello debería entregarse a Podemos, y a sus coaliciones aliadas (Compromis, IC, Beiras ) de todos los pelajes extremos, IU y sumar aún a ello a separatistas varios. O sea, una decena de partidos. Eso tras haber perdido por 1,7 millones de votos, casi 7 puntos y 33 escaños y el mismo derrotado humillantemente en Madrid, hasta el punto de acabar en cuarto lugar, donde Gabilondo hace nada fue segundo, superado por Podemos y Ciudadanos. Pretender sacar pecho y gobernar cuando se han conseguido tan solo 90 escaños y se ha bajado a un exiguo 22% es algo difícilmente razonable pero para Sánchez resulta el clavo ardiendo. Aunque se socarre España y acabe por derrumbarse su partido.

Porque es cierto que el PP se ha pegado la gran bofetada y ha perdido 16 puntos y 63 diputados. Pero ellos venían de victoria absoluta y el PSOE de una sima en la que han hondado, pues han sido otros casi 7 puntos y otros 20 escaños menos sobre lo que ya fue su peor resultado histórico, el de Rubalcaba y el postzapaterismo. Sánchez, en absoluto, ha recuperado nada sino que ha quedado a tan solo 1,5 puntos y 300.000 votos de quien le disputa la hegemonía de la izquierda. Porque mirado con atención lo que emerge es que algo si ha aguantado el PSOE pero no Sánchez y sus pactos, como ha sido el caso de Madrid, de Valencia o de Baleares. Perseverar en semejante deriva es algo que no parece que el PSOE, ni Susana Díaz, ni Fernández Vara ni Felipe González estén dispuestos a consentirle. Porque saben que el dormiría un tiempo, no mucho, en la Moncloa un tiempo pero el socialismo se iba a las tinieblas exteriores para lustros.

La situación política de España entra en un escenario que en efecto se ha trastocado de manera total pero la variedad no permite bloques homogéneos mayoritarios sino que de nuevo se queda en manos del nacionalismo. Y ello cuando hay por delante y ya mismo-de la economía ya esta hablando la bolsa y la prima- lo que va a ser el mayor desafío al que se enfrente la Nación. El de su ruptura. El intento secesionista catalán entrará en efervescencia esta navidad misma y volveremos de inmediato a sumergirnos en esa pesadilla. ¿Cómo y quien va a estar al timón de España para afrontarlo? Un asunto trascendental que pesará de manera determinante sobre los próximos tiempos y desde luego sobre sus pactos. Si es que los hay, porque de no darse el que sería la única salida real que existe y que en verdad suma o permite que se gobierne la otra sería volver a unas urnas.

PD. Nadie se está acordando del Senado y va a tener un importancia decisiva. Ahí el PP ha conservado, al obtener 124 asientos, por tan solo 47 del PSOE, merced a su triunfo en 40 de las cirscuscripciones, la mayoría absoluta. y la capacidad de bloqueo suya es determinante. Como la de aprobar un decisión sobre la suspensión de la autonomia de Catalauña. Si a cosa pasa a mayores. Que pasará, no lo duden.

Antonio Pérez Henares ( Periodista Digital )

Viñeta de Juan Alonso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*