SÓLO DIEZ DÍAS

granpuchemo

SÓLO DIEZ DÍAS

Es probable, si creemos a las encuestas, que dentro de diez días estemos prácticamente como ahora: sin Gobierno en Cataluña y sin trazas de Gobierno en Madrid. Porque todo lo que ha hecho el Gobierno de la Nación en Madrid, a las órdenes de la Oposición, ha sido convocar a toda prisa elecciones catalanas, sin alterar el delicado ecosistema dictatorial del separatismo y esperando que, a golpe de TVColp3, el PSC emergiera como la Venus de Botticelli, desnudita sobre una concha y bajo una lluvia de flores.

Y a lo que se va a parecer Iceta es a la Venus de Willendorf, oronda ofrenda a la fecundidad germánica que hace milenios que no fecunda nada. Y sin Iceta, última apuesta de Soraya, y en manos de Podemos, apuesta del PP para no cambiar de sorayos en diez años, nos quedaríamos como la última vez que Rajoy se estrelló contra su electorado: esperando elecciones en Junio.

¿Significa esto que todo seguirá igual? Para nadie; y para el PP, menos. Si los resultados son los que se anuncian, el partido del Gobierno sin partido verá que la aplicación del Artículo 0155 arroja un saldo nulo. Y habrá quedado al descubierto la pavorosa incompetencia de la Vicetoda, convertida en Gran Electora de Puigdemont tras la evasión tutelada por su CSI (Centro de Soraya para Improvisar), antes CNI (Centro Nacional de Inteligencia). La mano derecha de Rajoy ha resultado su mano tonta. Pero sus errores en estrategia, táctica, comunicación y discurso son los de su jefe. Y electoralmente, el PP es sólo Rajoy.

Recordemos que tras presidir el oficioso Virreinato del Diálogo, asumió oficialmente, en vez de Rajoy, la Presidencia de la Generalidad de Cataluña. Y en ambos cargos ha cometido errores tan monumentales que resultan casi artísticos. Desastre fue el periomasaje dialoguero de Cebrián y Godó; desastre la jornada del referéndum -permitida, perseguida y vuelta a permitir-; desastre la proclamación parlamentaria de la República, que no iban a proclamar y proclamaron; y desastre la huida de Puigdemont, que iba a dejarlo en ridículo y al que ha hundido es al masajista Fray Junqueras. El mejor negocio para España hubiera sido encargar la Independencia a Soraya: Cataluña rezaría por entrar en Huesca con las tallas de Sijena. Por cierto, otro desastre: anuncia Méndez que las devuelve y luego presenta un recurso. Son genios.

Federico Jiménez LoSantos ( El Mundo )

viñeta de Linda Galmor