ELLOS TAMBIÉN COMEN OSTRAS

mariscox

ELLOS TAMBIÉN COMEN OSTRAS

En el relato que sobre la Diada hizo ayer este periódico había un capítulo hilarante por lo certero, no como esas bromitas de los antiindependentistas que más que congelarlos les dan más candela para sus antorchas del miedo.

Decía aquí Albert Boadella que cada 11 de septiembre escapa al sur de Francia para huir «de este show repugnante» y que había estado «comiendo ostras», curiosamente lo mismo que consumen los cachorros del «procés», esa masa, más que pija, aspiracional, a la que le gustaría ser en el futuro como los hijos de Pujol pero que quedarán para teclear en una oficina. La «high class» está pendiente del futuro de su dinero, no de lemas absurdos.

El dinero es cosa seria, incluso para los que tenemos la suerte de vivir de una nómina.

Pedro Narváez ( La Razón )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*