TODA HUELGA ES UN CHANTAJE

huelgan

TODA HUELGA ES UN CHANTAJE

Bienvenidos al caos y al chantaje y al más flagrante atropello de nuestro sistema de libertades los que todavía creen que la huelga tiene que ser considerada un derecho fundamental. Un centenar escaso de trabajadores tomando de rehenes a millones de ciudadanos a su paso por Barcelona: esto son las huelgas y ésta su ética.

En nuestra democracia hipertrofiada de garantías la huelga no puede ser un derecho porque existen infinidad de cauces para expresar la queja y el descontento sin perjudicar a los demás. Las huelgas son un anacronismo, suelen incluir la intimidación y la violencia y es barbarie defender tus intereses pisoteando la vida de los otros. No hay reclamación laboral o salarial que justifique dejar a una ciudad sin médicos o sin taxis o a tantas y tantas personas sin poder tomar su avión.

Hemos escuchado a la lamentable sindicalista que ha organizado el despropósito de estos días en el aeropuerto de El Prat decir que “si hay colas, ganamos”, en una demostración más del chantaje que subyace en toda huelga y la creencia de sus agitadores de que sus reclamaciones importan más que nuestros derechos. ¿Qué simpatía podríamos sentir por estos bárbaros viendo el grado de respeto que les merecen nuestras vidas? Espero que AENA aguante el tipo y no ceda ni un milímetro: y que no sólo estos sino todos los que tengan este modo de comportarse entiendan que por la vía de tomarnos de rehenes y de machacarnos no van a lograr absolutamente nada.

El derecho de huelga tendría que ser abolido tal como tendríamos que recuperar la ley de vagos y maleantes, porque en la España de nuestro tiempo hay muchos más delincuentes de alta y baja intensidad que injusticias sociales y ya es hora de poner orden y de que la gente deje de tener excusas tan baratas para no trabajar.

Vivimos tan acomplejados por la izquierda y su falsa superioridad moral que hemos cedido en asuntos tan escandalosos como el de permitir que una deplorable sindicalista paralice un aeropuerto tan importante como el de mi ciudad. Hasta que gente como ella no tenga la consideración penal de malhechora seremos una libertad secuestrada, a la merced de la “racaillle”.

Salvador Sostres ( ABC )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*