¡ Todo….por el sillón !

campaña

¡ Todo…por el sillón !.

Está claro que Pedro Sánchez no piensa renunciar al sueño de ser presidente con el apoyo de quienes le han humillado, ofendido y chuleado, es decir los de Podemos, esos mismos que han arremetido contra la historia viva del PSOE manchando de cal viva al mismísimo Felipe González.

Si Pedro Sánchez no estuviese dispuesto a negociar con Podemos, si ése no fuese su plan B para después de la investidura suicida, no se habría tragado la agresión destemplada, arrogante y provocadora de un Pablo Iglesias en su peor y más sobreactuada versión de matón de tertulia. La arremetida contra el pasado gonzalista, en el que el PSOE ancla su tradición más orgullosa, irritó sobremanera a todo el partido, pero más todavía el modo con que el candidato la soslayó para implorarle el voto con la mano tendida. Esa actitud achicada, ese apocamiento forzoso y humillante ante los repetidos desplantes del líder populista obedecía a la plena conciencia de una inmediata necesidad política. No la de obtener en la votación un apoyo que sabía denegado sino la de mantener abierta la línea de diálogo que, si no le conduce a la Moncloa, le garantice al menos la primogenitura socialista.

Y sí: en caso de encontrar un resquicio de entendimiento, lo aprovechará. Obviará las ofensas, las chulerías, el menosprecio. No va a renunciar a su sueño presidencial. Aunque tenga que dormirlo sobre un saco de cal viva.

Ignacio Camacho ( ABC )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*