Trotsky y Stalin en Podemos

Leader of Podemos, a left-wing party that emerged out of the "Indignants" movement, Pablo Iglesias (2ndL), Podemos candidates Teresa Rodriguez (2ndR), Begona Gutierrez (3rdR) and an unidentified one (L) pose at the end of a meeting at the Palacio de Congresos, in Sevilla on January 17, 2015.    AFP PHOTO/ CRISTINA QUICLER

Trotsky y Stalin en Podemos.

Llueven sobre nosotros las frases de otro tiempo. Éramos jóvenes y discutíamos sobre lo que había que hacer cuando cayera Franco. Que no cayó nunca. Se murió por sí solo, sometido, eso sí, a ensañamiento curativo, sin que nosotros hubiéramos llegado a resolver los dilemas revolucionarios que nos entretenían a la vuelta de las manifestaciones y de oír las balas de goma silbar sobre nuestras cabezas. Después decidimos que la verdadera revolución era gozar de la vida, exaltar la libertad, probarlo todo, bailarlo todo, y así nos pasamos una década que, ésa, sí que no volverá.

Estos tíos de ahora, por mucha coleta y mucho pendiente, y he llevado los dos, son unos aburridos, siempre henchidos de trascendencia histórica. Para ellos vuelven aquellas frases de entonces. La del viejo Marxde que “La historia se repite dos veces. La primera como tragedia, la segunda como farsa”; y la de que “la Revolución, como Saturno, acaba devorando a su hijos”, que se atribuye a Robespierre camino del cadalso. Del que él había erigido contra sus enemigos. La anécdota no es seguramente cierta, pero resulta espléndida. Ambas iluminan, a la perfección, la farsa de Podemos, la vieja y mil veces reeditada guerra civil en que se ahogan todos los que quieren cambiar al ser humano contra sí mismo, y sólo acaban cambiándose a ellos. Aunque aquí sólo acabaremos ahogados de risa, de farsa.

La farsa lo primero que revela es que, al final, el poder es el objetivo. Y la revolución de hoy una pamema, un postureo, que diría el tuitero, que se quedará en freírnos a impuestos y prohibir el estofado de rabo de toro. Lo que discuten es cómo llegar hasta el rabo: si lo importante es el fin o consolidar los medios, el partido o la revolución, fortalecer el instrumento de la lucha contra la burguesía (a la que, por otra parte, pertenecen todos, aquí no hay obreros) antes de que la revolución misma los devore, o lanzarse a vivir revolucionariamente a la vez que se construye el partido, la vanguardia de las masas. Ah, cuánta nostalgia, cuántas tardes de ginebra y filosofía, de ácratas, marxistas y compañeros de viaje. Tierra y libertad, de Ken Loach. La revolución anarquista, Aragón, Barcelona y la implacable represión comunista, los románticos y los comisarios, los hombres de fe y los burócratas.

Siempre lo mismo. Stalin y Trotsky. Todas las revoluciones, incluso las de broma, dan sus parejas. El tirano que justifica el terror y su poder absoluto para alcanzar las metas revolucionarias. Y para ello no valen otros métodos que los de siempre: un poder férreo, que impida desviaciones, que purgue errores, que vigile la pureza, que castigue al heterodoxo. La revolución vendrá después, cuando hayamos eliminado a los enemigos, cuando la organización sea inatacable, fuerte como un gigante que velará y guiará a sus hijos. La revolución siempre viene después. Y alguien tendrá que viajar a Méjico para que Trotsky deje de hacer daño a la gran patria de los trabajadores: yo, Stalin, la revolución. Está todo tan manido, tan repetido. Sois tan antiguos, tan viejos, mucho más de lo que lo fuimos nunca nosotros, que al menos nos bebimos la revolución.

Javier Orrico ( Periodista Digital )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*