Trump contra nuestros burros nacionales

donald

Trump contra nuestros burros nacionales

Mi querida derechita cool, mis queridos progresistas nacionales, hace tiempo que quiero deciros algo: ¡qué burros sois, por el amor de Dios, pero qué burros! ¡Sois una ostentosa mezcla de arrogancia e idiotez jamás vista antes, y que no creo que, tan aparatosa, la volvamos a ver!

Los simplones análisis que desde España se han hecho sobre estas elecciones, y sobre los dos candidatos, demuestran un impresentable desconocimiento del pueblo americano, una profunda ignorancia de pretencioso aldeano.

Pervive de fondo el antiamericanismo atroz de querer dar lecciones nada menos que a la primera potencia mundial, el ridículo prejuicio de estos mamarrachos que siempre dijeron que Nueva York les gusta porque es muy europea. Hay que ser imbécil.

Los que se rieron de Reagan son los mismos que hoy insultan a Trump. Los que ensalzaron al memo de Al Gore para insultar a Bush hijo, son los mismos que todavía creen en los papeles para todos los inmigrantes y en el abrazo de las civilizaciones, como si el Islam y lo que le cuelga fuera una civilización. Los que votaron al churro de Obama por el color de su piel en lugar de al senador McCain por lo buen presidente que habría podido ser, son los mismos que hoy le llaman populista a Trump porque no comprenden América, ni al hombre libre, ni cómo funciona el mundo. ¡Qué burros, pero qué burros sois!

Ha ganado el empresario, el que paga nóminas, el que crea riqueza y puestos de trabajo, y por eso lo odiáis, lo mismo que odias a vuestro empresario, al que os da de comer y al que no parais de insultar o de despreciar con huelgas y días personales. Por suerte, no todo el mundo está podrido de vuestro resentimiento, y en América ha ganado lo que cada día vosotros pisoteáis.

Los Estados Unidos son la mejor idea que ha alumbrado a la Humanidad a lo largo de los siglos, y con mucho esfuerzo y mucho amor y mucha sangre derramada han salvado la libertad y nuestro modo de vida. Puede que el señor Trump sea un hortera y un bocazas, pero el presidente Trump es nuestro presidente y todos tenemos que ser él contra la barbarie. Que Dios bendiga a los Estados Unidos de América.

Salvador Sostres ( ABC )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*