Tsipras se pasa a Groucho Marx

referenk

cía Marx, Groucho no Karl: “Estos son mis principios. Si no le gustan, tengo otros”. Nunca se había visto tan bien reflejada la filosofía marxista como en la actuación deAlexis Tsipras, que ha pasado en siete meses a abrazar y defender todo lo que rechazaba al ganar las elecciones.

Este es el peligro de los adanistas en política: que, como ignoran el pasado y se creen capaces de inventar la realidad, cometen errores garrafales que les colocan en dilemas de imposible solución.

http://www.elmundo.es/opinion/2015/08/22/55d757f1268e3ee6578b4598.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*