Un complejo insuperable

truevita

Yo no soy francés , ni alemán, ni británico y tampoco estadounidense, pero hay una cosa sobre la que no tengo ningún duda : a los ciudadanos de esos países, se la bufa,  y a mí me pasa lo mismo con los españoles que reniegan de su condición de nacionales de este país.

No me quitan el sueño ni me importa lo que quieran hacer con su vida, y lo único que les pido es que no nos den la vara con sus aspiraciones y ,sobre todo, con sus complejos, pero …¡ no hay manera de conseguirlo!

Cada día surge un famoso que, en vez de ir al psiquiatra o coger un avión con destino al lugar con el que dicen soñar, se confiesa con el resto de la humanidad y proclama que no quiere ser español.

El último de ellos ha sido el laureado y oscarizado director de cine, Fernando Trueba que, al recibir el premio Donostia, ha jugado con las palabras para decir que nunca se ha sentido ciudadano es este país y que en caso de guerra, iría con el enemigo. No obstante, no renunció al Premio.

Trueba, como todos los cineastas que sienten el complejo de no ser Billy Wlder necesita singularizarse, llamar la atención y tener alguna salida de pata de banco para parecer más genial, pero yo insisto en que, en vez de hacer declaraciones de desapego al país en el que nacieron, en el que viven , trabajan y de cuyos presupuestos reciben subvenciones, deberian irse allá donde se sientan más cómodos, abrazar su bandera y sus leyes, pagar allí sus impuestos e intentar ser felices con Obama, Hollande, Merkel o Camerón.

Fernando Trueba, al recoger el premio de manos del ministro de cultura, en vez de hablar de sus películas y de su oficio de cineasta , he preferido decir que que nunca ha tenido sentimiento nacional.

Sus palabras han sido : ” Siempre he pensado que en caso de guerra, iría con el enemigo” , y añadió que le hubiera gustado que “la Guerra de la Independencia la ganara Francia! con lo que descubre que tiene alma de sometido.

El hecho de que añadiera que en los mundiales siempre va “con los otros países” es otra de las chorradas innecesarias que ha dicho un cineasta que con cada ojo mira para un lado , a ver qué es lo que más le conviene en cada momento.

Yo pienso, como conclusión que tenemos un gran país poblado por gente estupenda y con unos cuantos centenares de acomplejados, insatisfechos aprovechados y, permítanme que lo diga, bastante gilipollas.

Diego Armario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*