Un espejo resquebrajado

alberty

Un espejo resquebrajado.

Mas que un candidato, Rivera parece un concursante. Desde su aspecto físico, mejorado desde hace meses, hasta sus propuestas económicas, todo en él es tópico sobre tópico de seductor de ciudad secundaria.

Como un becario adelantado, intenta empatar con el profesor pero le falta empaque. «Aquí no se viene a hacer prácticas, al Gobierno se llega aprendido», le espetó el presidente Rajoy en el debate, ante la frivolidad de sus comentarios.

Rivera no explica con quién va a pactar, lo que resta todavía más credibilidad a quien hace dos meses se entregó al PSOE. Su actitud de ama de llaves que teme ser despachada denota más miedo que esperanza. Sus expectativas electorales empiezan a ser incluso peores que su resultado. Narciso se está mirando en un espejo resquebrajado.

Salvador Sostres ( ABC )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*