Un mínimo de respeto

549362_335404649913432_1061210675_n (1)

Un mínimo de respeto.

Cada vez se extiende más el pensamiento polarizado (y por lo tanto irracional), patológico y peligroso de: estás conmigo o estás contra mí. Y todo porque hay quien no entiende que también existen personas (creo que afortunadamente una gran parte de la sociedad) que vivimos al margen del yugo de los intereses partidistas. Cada vez están radicalizándose más las posturas y uno se ve obligado a estar, necesariamente, en un bando o en el otro.

Como si en las trincheras tuviéramos que parapetarnos y desde ahí hacer todos los juicios de valor, cuanto más extremos, mejor. Pues que sepan que esto en psicología tiene tratamiento porque se trata de un trastorno de la personalidad que impide ver la realidad y resulta un gran hándicap en lo que a las imperiosas habilidades sociales se refiere.

Irene Villa ( La Razón )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*