Un poco de memoria historica

12509028_945629388826234_3470878923581853235_n

Un poco de memoria histórica:

La Historia nos dice que en el año 1934 España estaba constituida en una República. Gobernaba una coalición de partidos conservadores que habían ganado las elecciones un año antes. Por causas que no es posible detallar ahora, los partidos de izquierdas, encabezados por el Partido Socialista (PSOE), deciden iniciar un movimiento revolucionario contra el Gobierno.

El día 5 de Octubre de 1934, las organizaciones sindicales y partidos políticos de izquierdas distribuyen armas entre sus afiliados y se lanzan a la lucha contra las fuerzas gubernamentales. En realidad, esta revolución fracasó rápidamente en toda España excepto en Asturias, donde se produjeron encarnizados enfrentamientos y dio lugar a una represión muy dura. Pero lo que nos interesa ahora es lo que sucedió en Cataluña.
Cataluña disponía de un Estatuto de Autonomía, como sucede hoy en día, y gobernaba Esquerra Republicana de Cataluña. El Presidente de la Generalidad era Lluis Companys quien al ver en apuros al Gobierno Central decide aprovechar la ocasión. En la tarde del día 6 de Octubre, desde el balcón del Palacio de la Generalidad en la Plaza de San Jorge proclama el Estado Catalán dentro de la República Federal Española. España no era una República Federal sino una República Unitaria por lo que esta declaración suponía una ruptura total con el Gobierno central. Esta proclamación no era una simple bravata ya que la Generalidad disponía de una fuerza considerable: 4.000 hombres encuadrados en las milicias catalanas, los Mozos de Escuadra con otros 400 hombres disponibles en Barcelona y otros 3.000 efectivos de la Guardia Civil y de los Guardias de Asalto (el equivalente a la actual Policía Nacional) cuyo mando había sido transferido a la Generalidad. Además los sublevados contaban con que los distintos sindicatos se unieran a la sublevación.

El Gobierno Central que presidía en estos momentos Alejandro Lerroux, del partido Radical, reaccionó rápidamente y dio órdenes al jefe de la guarnición de Barcelona, el general Domingo Batet (catalán, por cierto) que actuase con energía. El general Batet sacó a sus hombres a la calle junto a la Guardia Civil (que no obedeció el llamamiento de Companys) y cercó el Palacio de la Generalidad que se encontraba fuertemente defendido. De madrugada se inicia el bombardeo de artillería ligera sobre la Generalidad. Los defensores, seguramente sorprendidos por la rapidez y contundencia del Gobierno de Madrid, de dispersan rápidamente. A las 6 de la mañana del día 7 de Octubre, la Generalidad se rinde y su Presidente se entrega. Así terminó este episodio independentista de Esquerra Republicana de Cataluña en 1934 y su Estado Catalán.
Uno de los máximos responsables del intento revolucionario fue Josep Denças i Puigdollers (ERC), consejero de gobernación y valiente ciudadano que ante la respuesta de los militares huyó por las alcantarillas del palacio de la Generalidad.

Carlos C. Costales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*