Un PSOE bipolar

bipolar

Un PSOE bipolar.

A fuerza de jugar a dos barajas el PSOE empieza a no saber ya cuales son sus cartas, cual su palo y cual su pinta. Cada día, con creciente intensidad desde que el pretendiente a Investido se quedara desnudo, la defensa de una cosa y al minuto siguiente de la contraria acaba repercutiendo sobre un votante que fue mas fiel que ninguno pero que a fuerza de no saber a que le juegan empieza a no saber a que naipe quedarse.

Así mientras que el régimen chavista insulta y persigue a Felipe González por defender a los presos políticos venezolanos, el siempre “oportuno” Zapatero viaja alborozado atendiendo a la invitación y zalemas de Maduro cuando este recorre a toda prisa los pasos hacia un verdadero golpe de Estado y eliminar la Asamblea Nacional que de manera absolutamente mayoritaria fue elegida por el pueblo en un sonoro triunfo de sus opositores. ZP, y esta ya es la segunda vez, se presta a servir de coartada a los liberticidas y es aprovechado por ellos como pantalla mientras arremeten contra España. Lo que ya no osan hacer ni Iglesias, Monedero, Errejón, Bescansa y Vesrtringe, los “bienpagaos”, lo hace con su sonrisa cada vez menos comprensible y si más alucinada, el sin par Zapatero, quien por otra parte en eso de los viajes y los abrazos con quienes son los más declarados enemigos de nuestra patria es un verdadero experto.

Pero eso es de por ahí fuera. Por dentro la cosa no mejora sino que va a peor. Así Susana Díaz asegura que para gobernar hay, por lo menos, que ganar las elecciones aunque sea por un escaño. Sánchez intentó y pretende exactamente lo contrario. Así mientras unos señalan a Podemos como aquellos a quienes o se combate políticamente o se los comen con patatas, otros se les abrazan como entregados prisioneros, caso del cada vez más sumiso Puig, y quisieran irse a la cama del Senado con ellos. En un lado se les declara enemigos, en otros, léase Barcelona y Madrid, se mendiga entrar en sus gobiernos municipales.

La bipolaridad se extiende y aunque muy duchos en la venta al mismo tiempo de las burras mas contrarias están llegando ya a tal punto de esquizofrenia en las consignas que tienen al personal que ya no alcanza a descifrar senda alguna ni si en realidad echan a andar hacia algún sitio, pues entre quienes ordenan “arre” y quienes mandan “so” ya me contaran el desnorte de la caballería.

El grado de parálisis es creciente en la dirección de Ferraz y está propiciando movimientos disgregadores en muchos de sus territorios. Los valencianos, por ejemplo, suponen que su salvación es hacer el PSC, o sea ir de nacionalistas conversos, algo con lo que han pasado de la hegemonía al residuo y a que su máxima aspiración sea la de conseguir la 2ª, ni siquiera la 1ª, tenencia de alcaldía de Colau. Como colofón del disparate y mejor muestra de la incuria en que se debaten su última decisión catalana ha supuesto ya la definitiva vergüenza y postración de ideales y principios basicos y mínimos. Ante la visita de Otegui, terrorista condenado, irredento en su incapacidad de reconocer y aun menos condenar los crímenes de ETA, el bailón Iceta ha entendido que su lugar exacto era el quedarse en la mitad entre quienes jalean a los verdugos y jamás han condenado sus asesinatos y las victimas que han sufrido sus criminales actos. No se como han justificado su actitud de equidistancia nunca pero yo se la defino como vil, un feo y miserable cálculo de poder y cobarde.

Antonio Pérez Henares ( Periodista Digital )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*