Un voto, por favor

votok

Un voto, por favor.

Pedro Sánchez está apostando a la baja porque ni siquiera él confía en sí mismo.

Ahora, según dice, sólo necesita un voto más que Rajoy para gobernar, y se olvida que también hay otros actores políticos en España que se van a presentar a estas elecciones.

No cree ni en sí mismo y esa no es la mejor manera de ganar y tampoco de entusiasmar a los suyos.

El problema de nuestros políticos está en que no han acabado por descubrir que la mentalidad de los electores en España ha cambiado y, salvo los militantes fieles de cada partido que les votarán pase lo que suceda, ya no regalan el voto a nadie.

La gente está de vuelta y no les basta con que cada candidato aparezca como la única esperanza porque todos traen su mochila a cuesta y, por más que se empeñen en disimularlo, son hijos de un dios menor que alguna vez se enfangó en el barro de la indecencia.

Los electores han cambiado y ya no piensan darle un cheque en blanco a ninguno de los candidatos – ni siquiera a los nuevos – porque en las cien mil vírgenes solo creen los suicidad del cinturón de explosivos, pero no los agnósticos que pueblan España.

Los políticos, en cambio, una vez más están prometiendo el oro y el moro, aunque son conscientes de que no tienen de dónde sacar tanto dinero para tanta promesa, y … lo saben.

Durante décadas los españoles nos hemos tragado demasiados engaños electorales y creo que al final algo hemos aprendido, pero los que no han evolucionado en sus estrategias son los políticos que se lanzan al mercado de los votos queriendo comprarlos a crédito, convencidos de que, una vez más, pueden engañar a quienes confiaron en ellos.

Por suerte la maquinaria judicial y policial está engrasada para perseguir a los deshonestos, pero las otras promesas que hacen y que no cumplirán no tienen sanción penal.

Si fuera cierto todo lo que van a hacer en materia económica y social, deberían acreditarlo con un plan económico que cubriese esas promesas para que resultasen creíbles, pero todos dicen lo mismo: que sacarán ese dinero del fraude fiscal.

De ahí no deja de sacar dinero Montoro , y hay que seguir persiguiendo a los defraudadores, pero las políticas económicas que les permitan obtener recursos para hacer realidad lo que prometen deben estar detalladas en memorias económicos o serán una nueva mentira.

Diego Armario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*