UNA COMISIÓN INSERVIBLE

naseiro

UNA COMISIÓN INSERVIBLE POR LA SUCIA PELEA PARTIDISTA

La sesión de ayer en la comisión parlamentaria que investiga la financiación irregular del PP demostró que los peores augurios que realizamos sobre la misma se están cumpliendo. Ya desde antes de su constitución, advertimos que se podía convertir en un “barrizal político” en el que lo de menos iba a ser la investigación rigurosa de unos hechos deplorables y la depuración de responsabilidades políticas.

Desde que esa comisión se convirtió, por obra del PSOE, Ciudadanos y Podemos, en una causa general contra el PP, estaba claro que los intereses partidistas iban a primar sobre el general, que es intentar esclarecer ante los ciudadanos un aspecto concreto de la corrupción que ha asolado la política en los últimos años.

Y así está ocurriendo. La apertura de la comisión con la comparecencia de Luis Bárcenas apenas aportó nada, puesto que el ex tesorero se negó a contestar todas las preguntas que tuvieran que ver con los procesos judiciales en los que está imputado. Y ayer, las declaraciones de otros ex tesoreros tampoco significaron avances significativos. Fue espectacularmente llamativa la comparecencia deRosendo Naseiro, que se convirtió en un cruce de acusaciones entre los representantes de los distintos grupos parlamentarios.

La bronca con descalificaciones personales entre el propio Naseiro y el diputado de Ciudadanos Toni Cantó. Por supuesto, ni las palabras de Naseiro ni las delos demás comparecientes aportaron nada concluyente sobre lo ya conocido. Es cierto que la apertura de una comisión de investigación estrictamente sobre el caso Bárcenasestaba prevista en el pacto de legislatura firmado entre el PP y Cuidadanos, pero este partido al aceptar esa causa general, y sobre todo Podemos y el PSOE, no se han movido por motivos de regeneración política.

El despropósito del Congreso se trasladó al Senado, donde los partidos abandonaron la comisión sobre la financiación irregular de los partidos promovida por el PP -que tiene mayoría absoluta-, como respuesta a la causa general abierta contra el partido del Gobierno por las demás fuerzas políticas. En ella, el representante popular no estuvo afortunado al tratar de acusar a Podemos definanciarse irregularmente con dinero procedente de gobiernos extranjeroscamuflado a través del crowdfunding, cuando hay acusaciones más fundadas que realizar a esa formación, sobre todo en relación al Gobierno venezolano.

Todo hace presagiar que ninguna de estas dos comisiones van a servir para el fin que deberían tener. Ni se va a esclarecer la verdad ni se van a poder exigir responsabilidades políticas, entre otras razones porque los protagonistas de las supuestas irregularidades están ya alejados de la vida pública, algunos de ellos encausados además en procesos penales. Es una pena que la voracidad de los partidos por despellejarse entre sí eche por tierra el objetivo loable de sacar a la luz pública la presuntas irregularidades contables en el partido del Gobierno.Hubiera sido más operativo concretar más el objeto de la comisión. Por la misma razón, sólo desde un punto de vista partidista se entiende la comisión del Senado. Ya es habitual en la política española que las reyertas entre formaciones aboquen al fracaso a la mayoría de estas comisiones.

Por el contrario, la comisión sobre la crisis financiera que también tiene en marcha el Congreso marcha de forma mucho más satisfactoria e, incluso, proporciona noticias positivas, como el reconocimiento por primera vez por parte del gobernador del Banco de España, Luis Linde, de que la entidad cometió errores graves en su labor, entre ellos, no haber atajado a tiempo el crecimiento del negocio hipotecario de las cajas y aceptar unas fusiones frías que no hicieron más que agrandar sus problemas.

De todas formas, habrá que esperar a ver el comportamiento de los representantes de los partidos en esa comisión cuando se investigue la gestión de algunas cajas, controladas por gobiernos regionales y ayuntamientos.

Editorial del Mundo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*