Una comunidad empatada

12400963_10206635643302785_2537763254849747430_n

Una comunidad empatada

La Cataluña empatada entre el catalanismo sentimental y el soberanismo de intención política, que sería la que ocupa el espacio del centro derecha, o lo que de él quede; la Cataluña que empata en la CUP entre los del resentimiento social y los exterroristas de Terra Lliure y los simpatizantes de Batasuna; la Cataluña empatada en los héroes que dicen encarnar la épica de los pueblos que quieren ser libres y que nunca quieren pagar ningún precio, y que ante cualquier dificultad sólo se quejan.

Cataluña es un país empatado: o lo que es lo mismo, equilibrado. Un país empatado/equilibrado entre lo bien que vive y sus sueños de poeta, un país que la Convergència i Unió de Jordi Pujol sintetizaba a la perfección, con la corrupción incluida, en ese mismo empate técnico entre lo pragmático y lo sentimental, entre exigirle al Estado más inversión a la vez que el president y su familia, junto con el grueso de sus votantes -por mucho que ahora hagan ver que se escandalicen- cobrábamos en B todo lo que podíamos y éramos persona en los buenos restaurantes de Ginebra y de Zúrich.

Esto es lo que es y ha sido siempre Cataluña, este empate técnico, este sobreentendido, esta hipocresía. Por ello Pujol pudo gobernar con mayoría absolutísima. No fue un escándalo, fuimos ricos. Y felices.

http://www.abc.es/espana/abci-comunidad-empatada-201601020249_noticia.html

Viñeta de Juan Alonso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*