Vandalismo flower power

okupas1

Vandalismo flower power

Lo harán una y otra vez porque va en su naturaleza, en sus objetivos, en su plan de vida. Es lamentable que en España haya cuajado con fulminante fuerza, al calor del ascenso de Podemos, el movimiento okupa. Pero lo es aún más que Barcelona, al abrigo de Colau, se haya erigido en imán de las irreductibles organizaciones de este radical jaez que campan por sus respetos en toda Europa.

Un mal ejemplo. Por eso ni sorprende que se retornase violentamente y con nuevas armas al bautizado como «banco expropiado» ni sorprenderá que estos vándalos revienten puertas y ventanas o que derriben muros de aquellos locales de los que, con la ley en la mano, sean desalojados. ¡Y deben serlo!

Alfonso Merlos (La Razón )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*