Vender su alma al Diablo

siempre

Vender su alma al Diablo.

El planteamiento de Iglesias a dos semanas y dos días de la sesión de investidura, después de casi dos meses desde la celebración de las elecciones, parece una clara apuesta por el «o me lo das todo o vamos a las urnas», con el sondeo de ABC de ayer encima de la mesa: suben Podemos y Ciudadanos, bajan PP y PSOE. Así que lo inverosímil hace unos días podría ser viable: que Sánchez tenga que escoger entre formar Gobierno con quienes proclaman su voluntad de desbandar España –pueden proclamarlo más alto, pero no más claro– o volver a elecciones para verse sobrepasado por Podemos o formar un Gobierno como vicepresidente con un presidente del PP, quizá incluso con Rajoy.

Todavía queda mucho partido por jugar, pero hay un factor que las partes deberían tener muy en cuenta. Los ciudadanos empiezan a estar hasta los mismísimos. El inmenso problema de la corrupción, que afecta a todos los partidos, hace daño a la democracia, no al PP. Y por más que el duopolio televisivo y compañeros de peregrinación se empeñen en hacer bandera de ello contra el PP, el partido con mayor grado de corrupción en España es el de los ERE –aunque logren demoras que hagan prescribir algunos de sus delitos. Y muchos votantes que pierde por ello van al partido financiado por Irán y Venezuela, democracias ejemplares.

Ramón Pérez Maura ( ABC )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*