VERGÜENZA AJENA

bailatristeb

VERGÜENZA AJENA

Es una vergüenza cómo se ha politizado una reivindicación tan importante, y que algunos quieren figurar como los grandes defensores, cuando ellos mismos están incumpliendo todos los preceptos. Yo no me siento representada en esta manifestación.

El 8 de marzo es lo que ‘los Idus de marzo’ eran para los Romanos. El mundo sabrá lo que significan las mujeres en el contexto de una humanidad que no les da su lugar. Yo no estoy de acuerdo con una huelga en donde se tome partido por “agendas” sectarias y negadoras del valor femenino en el mundo. Por el contrario, sí me parece que una demostración de lo que la humanidad le debe a la abnegación de las mujeres, que llevamos la vida en nuestros vientres y el amor en nuestros corazones, sí me parece útil, no para negar los roles eminentemente femeninos, sí para reafirmar lo que el mundo debe a la mujer y lo que sería, ¡terrible calamidad!, sin nosotras.

Mi felicitación para todas aquellas mujeres que iluminan sus hogares, sus trabajos, que humanizan el pensamiento y los sentimientos de quienes les rodean, entraña la aceptación de que ser mujer no es fácil: es entrega generosa, pero no victimización y desprecio. Ser mujer, con la dignidad que ello conlleva, nos da el derecho de vivir y ser tratadas con dignidad.

Es vergonzoso la imagen que hemos proyectado al mundo de España, con estas locas en la calle. De todos los países del mundo, España es el país, donde las mujeres viven con más libertad y mejor.