Y que el PP, ponga también la cama

uglesias

Y que el PP, ponga también la cama.

Sánchez ya está donde quería pero no como quería. Su pretensión era llegar aquí tras la lapidación coreografiada de Rajoy en una investidura imposible que se escenificaría como juicio sumarísimo con sentencia ya dictada. Entonces el aparecería, limpio y como solución, tras la carnicería. Pero Mariano no se ha dejado. Era muy chusco eso de pretender que se suicidara y más aquello de que dialogara y negociara cuando el punto de partida era “yo con usted no me hablo”. No colaba. Era mano, se la han cortado y ha dicho “paso”. Y ahora es Sánchez a quien le toca hablar. Pero a diferencia del mus aquí se saben las cartas que cada uno lleva, los escaños. Los propios y los posibles prestados.

Y las de Sánchez no solo no son buenas, es que no suman y si suman es casi aún peor que si no sumaran. Excepto quizás y en el primer juego, el de la investidura, que luego la partida puede ser infernal, para el mismo y su ambición personal. Pero hay además algo un tanto obsceno que contamina todo. El que no hablaba con el PP, fuerza mas votada, 1,7 millones mas que él y 33 escaños, ahora si que habla porque es para hacerse él con el poder. Ahora si son humanos los 7,2 millones que le votaron. Excesivo desbarre hasta para este dislate de España y que le ciega la primera puerta de salida, porque la otra que el socialista proclama, con Ciudadanos y Podemos al tiempo, es lo mismo que sorber y soplar al mismo tiempo, una inútil pantomima. Aunque viendo hoy a Ciudadanos en sus deslizamientos uno no sabe hasta donde pueden llegar resbalando. Pero eso ya sería descabellarse.

Antonio Pérez Henares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*