POLÍTICAS DE CHISTE

Renzo Fratini tiene razón: los socialistas resucitaron a Franco de la manera más innecesaria. Y ya se sabe que lo innecesario siempre es un error. Lo hicieron con la única intención de movilizar a una parte de su electorado y levantar una cortina de humo frente a la ausencia de acción política de un Ejecutivo que llegaba con la dudosa legitimidad de una moción de censura apoyada por filoetarras e independentistas.

Curiosamente, una mayoría de los electores del PSOE no consideraban necesaria esa resurrección. Los que parecen excitarse con ella son los más jóvenes, los que ya nacieron en democracia. Es pura frivolidad. Quienes vivieron el franquismo prefieren que se quede donde está.

El nuncio del Vaticano acierta al advertir de que «no ayuda a vivir mejor recordar algo que ha provocado una guerra civil». La inmensa mayoría de los españoles piensan igual. Hasta el punto de que se han tomado a broma la iniciativa de Sánchez y Calvo, y algunos ya comentan: «Hace unos días que no he oído hablar de Franco ¿No se habrá muerto?». Cuando tus iniciativas mueven al chiste…

El Astrolabio ( ABC )