¿ POR QUÉ NO TE CALLAS ?

Este podría ser el sucinto mensaje que Felipe VI, rey de España, mandase a López Obrador, presidente de México, en respuesta a la exigencia del mexicano para que España pida perdón a su país por lo acontecido cuando Hernán Cortés y sus hombres llegaron a tierras americanas.

Porque López Obrador no se ha expresado en cuanto que mexicano sino en tanto que resentido, populista y fracasado.

Resentido porque es incapaz de asumir el enorme legado que España ha hecho a su país; populista porque trata de inflamar los sentimientos nacionalistas de los mexicanos que quieran caer en la trampa del odio y fracasado porque no hace sino correr una cortina de humo para tratar de cubrir el fiasco de su gestión.

Santiago Navajas ( Libertad Digital )