Sin Mercedes Alaya no se puede escribir la reciente historia de Andalucía” dice la biógrafa Mercedes Benítez y yo añado, después de leer todo lo que llevo leído estos días sobre el “robo del siglo”, el caso de los ERE de Andalucía, sin la Juez Alaya Andalucía sería una jovencita violada por un grupo de desalmados que se hacían pasar por políticos pero se dedicaban a robar de las Arcas del Estado todo lo que entraba en ellas, sin doña Mercedes Alaya, Andalucía sería el cementerio de la Justicia, ya que sus superiores fueron cómplices en el robo.

Por eso, pienso, y voy a defender hasta que “alguien” (un Político, un Juez, un Partido Político, una Institución Cultural, un Colegio Profesional, unos Grandes Almacenes, una Academia o algún Medio de Comunicación que tenga, todavía, dignidad para que Andalucía le devuelva a esta mujer, silenciosa, inteligente, rigurosa y honesta consigo misma, lo que le debe.

Un monumento

en la Plaza de España

de Sevilla

Gracias a ella se pudo llegar a esto incluso en contra de los suyos y perseguida por todos

Casi un año después de que terminara el juicio, la Sección Primera de la Audiencia de Sevilla dictó el 19 de noviembre de 2019 la primera sentencia de esta macrocausa, cuya instrucción comenzó en enero de 2011. En concreto, los hechos juzgados en este pronunciamiento eran los relativos al procedimiento específico por el que la Administración andaluza repartió al menos 680 millones de euros entre los años 2000 y 2009 para el pago de prejubilaciones y a empresas en crisis a través del fondo de reptiles.

En una resolución de 1.821 páginas, el tribunal condenó a 19 de los 21 ex altos cargos que se habían sentado en el banquillo de los acusados, absolviendo tan sólo al ex interventor general de la Junta Manuel Gómez Martínez y al ex jefe de los servicios jurídicos Francisco del Río. Los 19 por un delito de prevaricación (inhabilitación) y diez de ellos también por malversación, oscilando la pena de cárcel entre los seis años y dos días y los siete años y 11 meses.

Además de Griñán, los condenados a prisión fueron los ex consejeros José Antonio Viera, Antonio Fernández, Carmen Martínez Aguayo y Francisco Vallejo; los ex viceconsejeros Agustín Barberá y Jesús María Rodríguez Román; los ex directores generales de Trabajo Javier Guerrero (fallecido en octubre de 2020) y Juan Márquez, así como el ex director general de la Agencia IDEA Miguel Ángel Serrano.

Como autores de un delito de prevaricación, el ex presidente Manuel Chaves; los ex consejeros Gaspar Zarrías y Magdalena Álvarez; el ex viceconsejero José Salgueiro; el ex director general de Presupuestos Antonio Vicente Lozano; los ex secretarios generales técnicos de la Consejería de Empleo Javier AguadoLourdes Medina y Juan Francisco Sánchez, y el ex director general de la Agencia IDEA Jacinto Cañete. Todos a penas de entre ocho años, seis meses y un día y nueve años de inhabilitación.

Julio Merino ( El Correo de España )