El periodismo deshonesto es un colaborador necesario para que las mentiras de los gobiernos tengan éxito ante la opinión pública.

La complicidad culposa de los periodistas entregados al poder, permite que los políticos cometan el fraude de elevar la mentira a rango de ley.

Diego Armario