Días de gozo y esperanza vivimos quienes nos dedicamos en buena parte a denunciar y hacer público que el feminismo Made in Spain no es feminismo, sino una forma encubierta de feminazismo -de ahí el término feminazi– que ha montado una industria o negocio para vivir de él sin dar un palo al agua.

El panorama de la sociedad española no puede ser ni más desolador ni más inconstitucional y desigualitario: Casi dos millones de hombres han sido falsamente denunciados con denuncias de género y ven su vida arruinada por una sarta de mentiras que tienen amparo gubernamental, decenas de miles de hijos escondidos o retenidos por madres “protectoras” -eso dice la menestra de Igual Da publicitando y promocionando con indultos el secuestro generalizado e impune de menores de edad- y miles de abuelos y abuelas sufren a diario por no poder ver a sus nietos.

Frente a este genocidio de padres, hijos y abuelos a manos de un feminismo milmillonario que mantiene una administración paralela a la del Estado para financiar mes a mes un caladero de millones de votos, se erigen, como nuevas colosas de Rodas, dos grandes mujeres.

Se trata del dúo formado por Isabel Díaz Ayuso, que llama “lloronas” a las podemitas, y Macarena Olona, que dice no ser mujer de cuota porque es una mujer libre y porque está por encerrar en la cárcel a las madres que secuestren a sus hijos, como también por acabar con los chiringuitos de género. He aquí dos fisuras evidentes en la Gran Teta de Género española, esa que a diario amamanta a feministas, femilistas, femifuncionarias y a sus encogidos planchabragas y saca perrito.

A la par, la recaudación de 100.000€ en apenas una semana, por el marido de la gran secuestradora María Sevilla -antes presidenta de Infancia “Libre” y asesora de PODEMOS- ahora indultada por el gobierno feminazi, es un hecho novedoso y a tener en cuenta, dado que por primera vez se constata el apoyo en masa a un padre gravemente dañado por el feminismo español.

De ahí que miles de personas hayan contribuido con su dinero para que este padre defienda su honor frente a Irenita, la menestra de Igual Da, y demás altas cargas del Estado que lo han acusado en público de maltratador y pederasta, sin serlo en absoluto. Otra fisura más, la unión del patriarcado frente a unas mandonas lesivas a la igualdad y al Estado de Derecho.

Por si faltase algo, un grupo de escritoras y escritores mantiene en pie una completa colección de libros que explican el negocio inconstitucional que han montado aquí cuatro politiquillos corruptos con el cuento chino ese del “género”, retratan con su escritura la mafia feminista y, sobre todo, legan a nuestros hijos la memoria de un holocausto en pleno siglo XXI.

Entre otros, cabe nombrar a De los Santos (Diego), Díaz Herrera (José), Lario (Fco. José), Pallero (José Antonio), Riqueni (José), Rubio (Alicia), Seguí (Cristina), Serrano (Francisco)… Otra fisura más, para que no digan que no lo hicieron, para recordarle su obra macabra a toda esta basura.

El común de la ciudadanía ya se está dando cuenta de que el feminismo a la española, además de costarnos un riñón y no solucionar nada, sino empeorarlo todo, además está ocasionando grandes injusticias y fomentando una desigualdad creciente según sexo.

Ayuso y Olona nos muestran el modelo de mujer a seguir. En ellas contemplamos a dos mujeres honradas, valientes, justas, formadas, modernas, con estilo, personalidad y amigas del hombre -su complementario-, compañeras de tú a tú en un proyecto en común unión en pos de la familia natural y una sociedad estructurada.

El feminismo español ya no vende, ahora vende la IGUALDAD.

José R. Barrios ( El Correo de España )